Por qué hay parejas que se separan al tener un niño

Causas de ruptura del matrimonio después de tener un hijo

  • compartidos

Tener un hijo es lo más bonito del mundo porque después de nueve meses de espera al fin llega al mundo esa personita que hará que la vida de una pareja de un giro de 180ºC. Antes de tener un hijo puede parecer que todo es idílico, la pareja tiene todo el tiempo para ellos mismos, pueden hacer lo que quieran y disfrutar el uno del otro.

Pero cuando una mujer se queda embarazada, lo primero que una pareja debe hacer es hablar sobre el futuro, sobre las cosas que les inquietan en cuanto a la crianza, el papel que tendrá cada uno dependiendo de la vida que lleven (trabajo y tiempo disponible de cada uno, etc.)… y hacer un plan sobre cómo la vida cambiará y cómo lo afrontarán los dos juntos, para crear una familia que tenga una base con valores y que además, ellos dos puedan ir por el mismo camino. Cuando esto no sucede y las parejas no hablan sobre su relación cuando nazca el bebé las cosas pueden torcerse un poco, porque la relación de pareja después de tener un bebé puede cambiar notablemente.

5 causas de las crisis de pareja tras el nacimiento del hijo

Pareja en crisis

1. Depresión post-parto. La depresión posparto puede comenzar dos días después de haber dado a luz y puede durar unas dos semanas. En casos más graves la depresión puede convertirse en un grave problema que dure más tiempo. Si no se busca una solución a este grave y real problema (que la mujer se dé cuenta que no hay problemas en ella ni en su pareja y bebé), puede ser motivo de separación.

2. Falta de comunicación. A veces el cansancio y la falta de sueño puede hacer que una pareja deje de hablar entre ella porque 'no hay tiempo para eso', 'lo importante es el bebé'. Es cierto que lo importante es el bebé, pero si una pareja no tiene comunicación es posible que la relación se vaya quebrando hasta el punto de romperse.

3. Celos del padre. Hay veces que los padres se sienten desplazados porque la madre puede centrarse únicamente y de forma exclusiva en el cuidado del bebé haciendo incluso que el padre se sienta un cero a la izquierda. Esto es peligroso porque el padre además de coger celos como pareja puede coger celos como padre. Una madre debe aceptar su rol, pero también el del padre y darle el protagonismo que merece.

4. Economía. Ser padre cuesta dinero y esto es algo que hay que tenerlo claro antes de comenzar esta aventura. Hay que hacer números antes de que nazca el niño y saber cómo se van a afrontar los gastos. Si esto no se tiene bien claro la economía puede ahogar a una pareja hasta el punto de que se separen porque las discusiones pueden ser una constante. Es necesario hablar las cosas con calma y recordar que una pareja es un equipo en la vida y nunca equipos contrarios.

5. El papel en el hogar. Cuando nace un bebé la madre de forma necesaria se debe volcar en su cuidado, haciendo que existan tareas de la casa que no pueda hacer por falta de tiempo. La pareja debe tener claro que ambos son un equipo y que las tareas de la casa se deben repartir de forma equitativa, pero si durante las primeras semanas no da tiempo de hacer las cosas, no pasa nada. Hay que recuperarse del cansancio de las primeras semanas de ser padres, sin reproches y sin 'yo hago más que tú' o 'yo estoy más cansado'.

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud