Cómo explicar una catástrofe a niños de 3 a 6 años

Como hablar de una tragedia o catástrofe con menores de 6 años

  • compartidos

Catástrofes naturales, accidentes y, en estos tiempos, la realidad de la violencia y el terrorismo son situaciones que demandan una respuesta inmediata de los adultos ante las reacciones que puedan desencadenar estas realidades en los más pequeños y ofrecerles protección.

¿Cómo podemos hablar con un niño de 3 a 6 años de todas estas noticias que hablan de catástrofes y hechos dramáticos?

Qué tener en cuenta al explicar a un niño de 3 a 6 años una catástrofe

NIña triste

Debemos tener en cuenta que los niños de 3 a 6 años creen que la muerte es un estado temporal y reversible. Entienden que el fallecido está durmiendo, por lo tanto sigue respirando y en algún momento despertará. Además, creen que solo pensando las cosas suceden. Así, si piensan que le ocurra algo malo a alguien y esto pasa de verdad, el niño creerá que ha ocurrido porque él así lo ha deseado.

En esta franja de edad interpretan el mundo y las cosas que les explican los adultos de manera literal.

Cómo reaccionan los niños cuando viven estas situaciones de primera mano

Cada niño es diferente y tiene su forma de reaccionar. Las reacciones de miedo, tristeza y ansiedad varían. No son iguales a la de los adultos y tampoco lo son entre las de un niño y otro. Se pueden dar reacciones como:

- Hablarán más de lo normal, estarán más agitados o no hablan nada porque tienen dificultades para expresar lo que les molesta.

- En ocasiones, mostrarán su dolor a través del juego.

- Sentirán miedo generalizado como puede ser, estar solo, miedo a dormir o a un animal en concreto.

- Inquietud ante la posible pérdida de otra persona conocida.

- No tienen certeza sobre quién les va a cuidar o llevar al colegio

- Pierden autonomía y pueden presentar regresiones en su comportamiento como por ejemplo, orinarse en la cama, no comer solos, no saber vestirse, etc.

- Podrán sufrir alteraciones del sueño como tener pesadillas, despertarse agitados, no querer irse a dormir solos.

Ante estos comportamientos, los adultos debemos seguir el esquema de contener, calmar, informar, normalizar y consolar.

Qué ocurre cuando estas catástrofes se viven desde la televisión

Los adultos podemos llegar a pensar que los niños no se interesan por los informativos y que no les prestan atención. Pero, por el contrario a los que pensamos, los niños atienden, aprenden y recuerdan con gran énfasis aquello que ven en la pantalla. A diferencia de las películas o los programas de entretenimiento, las noticias son reales.

Para aliviar los miedos de los niños sobre las noticias, los padres pueden:

- Ejercer como 'agentes de socialización', es decir, explicar a los niños las imágenes y los comentarios que aparecen en la pequeña pantalla y las dimensiones de lo sucedido.

- Ofrecer la verdad pero sólo la verdad que un niño debe saber. Ser tan veraz y lo menos explícito como sea posible. No hay necesidad de entrar en detalles que al niño no le interesan.

- Poner las noticias en un contexto correcto. Mostrarle que determinados sucesos son aislados o explicar que unos hechos están relacionados con otros ayuda a los niños entender lo que ven.

- Ver las noticias junto a los niños para filtrar las noticias inadecuadas.

- Anticipación y evitación de espectáculos que no sean adecuados para el nivel de desarrollo del niño.

- Utilizar otros medios con imágenes menos perturbadoras para transmitir las noticias.

Juegos para niños con cajas de cartón recicladas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud