Por qué adoptar a un niño

Motivos que mueven a los padres a adoptar

  • compartidos

Cada uno de nosotros somos únicos y distintos y está claro que, vamos a tener distintos motivos que nos lleven a adoptar aunque todos ellas puedan resumirse en un solo: el deseo de ser madre o padre. 

Querer realizarnos como padres responde a algo muy instintivo, muy primario. El querer dejar aquí algo nuestro, el que alguien continúe nuestra historia, es esperanza, es cariño, es tener a alguien a quien querer, a quien cuidar y que nos quiera y nos cuide. Es formar una familia. Ante este deseo, la adopción es una alternativa más. A ella podemos llegar de distintas maneras en función de la historia personal de cada uno de nosotros o simplemente no contemplarla.

Motivos para adoptar a un niño

Padres besan hija

1. Conciencia social: Hay padres que se plantean adoptar porque son personas muy concienciadas con la situación de los niños que están esperando que se les asigne una familia. Esto suele deberse a que han tenido experiencias cercanas a casos de adopción: han sido niño adoptado, conocen ejemplos de amigos o familiares, trabajan de forma directa con la infancia, conocen otros países u otras realidades más duras,… El haber visto de cerca la situación difícil de muchos menores que son dados en adopción y otros modelos de familia hace que yo mismo me pueda plantear esta opción de cara a formar la mía propia.

2. Dificultad para tener un hijo biológico: En otras ocasiones, la naturaleza ha sido caprichosa con nosotros y nos ha puesto trabas a la hora de lograr un embarazo porque o bien por falta de pareja, o por ser una pareja del mismo sexo o simplemente porque hay algún tipo de dificultad orgánica.

Los miedos y dudas que surgen antes de adoptar

Plantearnos la adopción en estos casos es totalmente normal pero suele acompañarse de dudas y sentimientos encontrados debido a que nunca antes nos habíamos planteado adoptar. ¿Sabré hacerlo bien? ¿lo querré? ¿me querrá?

En el fondo existe un gran miedo, en muchos padres que adoptan, a que su hijo no se sienta tan deseado o querido como si fuese un hijo biológico, a que piensen: 'me han adoptado porque no podían'. Este es un miedo más nuestro como padres. ¿Por qué? Porque nos hemos enfrentado a un deseo que no se ha cumplido y eso conlleva siempre una desilusión y un duelo que hay que afrontar, aceptar y superar para que podamos prepararnos tranquilamente y con ilusión para la llegada de nuestro hijo de una forma sana. Es muy probable que él tenga miedos parecidos y por eso necesita de unos adultos, de unos padres, que estén seguros de lo que hacen, de sus sentimientos y de las decisiones que toman para que el niño se sienta realmente protegido.

Cualquiera que sea la razón que nos ha llevado a plantearnos esa adopción es perfectamente válida siempre que la persona que adopta tenga claro que ese niño va a ser su hijo y él su padre/madre pase lo que pase; y que van a formar una familia. Igual que con un hijo biológico. Por supuesto que tiene peculiaridades: no hay un embarazo, hay mucha burocracia, entrevistas, largos tiempos de espera,… pero cualquier mamá te dirá que no hay dos embarazos iguales, ni dos hijos iguales, ni los momentos son el mismo,… 

Las personas que eligen no adoptar 

También nos encontraremos con personas que no se consideran capaces de adoptar porque opinan que los sentimientos no son los mismos, porque creen que es una forma mucho más complicada de ser padre... Esos argumentos no deben hacernos sentir mal ni sembrar dudas si los escuchamos. Tenemos que pensar que hay personas que eligen no tener hijos, que deciden dedicar su vida a la religión, que prefieren vivir en los sitios más remotos del mundo o que acogen niños sin llegar a adoptar. Afortunadamente vivimos en un mundo lleno de opciones.

Shantala paso a paso. Masaje terapéutico para bebés y niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud