Cómo influye en la adopción la edad del niño

Diferencias en la adopción de un bebé o un niño mayor

  • compartidos

Seguro que cuando le has comentado a la gente de tu alrededor que estás esperando una adopción te han hecho muchas preguntas: por qué lo haces, de dónde es el niño, cuánto tiempo tarda… y de qué edad va a ser. Y respecto a esto último, te habrán comentado que cuanto más pequeño sea mejor.

Existe la creencia generalizada de que cuanto más pequeño sea el niño más fácil será la adopción, y esto es una verdad… a medias. Lo que sí es cierto es que cuanto mayor es el niño, más difícil es encontrarle una familia y mucho más si viene acompañado de hermanos o hermanas.

Por qué puede resultar más fácil la adopción de un bebé

Bebé blanco con niña negra

1. No tiene memoria consciente. El que el niño no se acuerde de las cosas te asegura que no te hablará de su familia biológica, no te comparará con su mamá o su papá de antes, de sus hermanos, de sus juguetes… 

2. No tiene 'malos hábitos'. Por malos hábitos entendemos costumbres de su lugar de procedencia referentes a higiene, alimentación, respuesta ante los acontecimientos, muestras de afecto… lo que va a hacer más sencillo el que tú puedas enseñarle la importancia del baño, de comer verdura, de darse el beso de buenas noches...

3. Los bebés despiertan más ternura que los niños más grandes. A todo el mundo le gusta los bebés, todo lo que hacen es gracioso…  y dan más ganas de cuidarlos. Los niños mayores ya tienen manías, comportamientos que no podemos controlar, que son espontáneos y que muchas veces hay que corregir. Además, ya tienen su personalidad formada, su carácter, tienen definidos sus gustos, sus preferencias…

4. Los padres los sientes como más suyos. El tener al niño desde pequeño te permite tener la tranquilidad de que no hay nada de su vida que no conozcas e identifiques antes lo que significa un llanto, lo que le da miedo...

5. Podemos compensar carencias antes. Al tener un niño más pequeño vas a tener la tranquilidad que desde que está contigo ha tenido todos los cuidados necesarios: vacunas, dieta, colegio, mimos... 

6. No está tan herido emocionalmente: aunque toda la vida irá con él el hecho de haber sido adoptado, el daño va a ser menor que si además, ha pasado por varios centros, familias de acogida…

Ventajas de adoptar a un niño mayor

1. Sabe lo que es una adopción y en qué consiste. El niño ya puede opinar si le gustáis como padres o no, algo muy importante a tener en cuenta en la formalización legal de la adopción.

2. Puedes tratarle de tú a tú sin tener que hacer un esfuerzo en buscar la adaptación del lenguaje o de los contenidos como si tuvieses que hablar con un niño más pequeño. Podéis hablar de cualquier cosa con mayor tranquilidad y sabiendo que ya puede razonar para poder explicarle cómo funciona vuestra familia. Puede expresarse con libertad para decirte qué le gusta, qué no le gusta, qué le da miedo… de forma que puedas ayudarle en la adaptación.

3. Podéis compartir más actividades, más aficiones que cuando un niño es más pequeño.

4. Es más independiente y autónomo. No necesita supervisión continua como un bebé y es muy probable que haya aprendido a valerse por sí mismo.

5. Conoce su propia historia, a sus padres biológicos, por lo que aunque tenga temas pendientes de su vida anterior, tiene más respuestas que los niños más pequeños que son dados en adopción.

6. También conoce su propio historial médico: puede decirnos si tiene alguna alergia, sabe lo que le sienta mal, si ha tenido alguna fractura, alguna operación…

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud