La transmisión del VIH de la madre al bebé en el embarazo

Cómo evitar el contagio o la transmisión maternoinfantil del VIH

  • compartidos

Una madre seropositiva o con VIH puede contagiárselo a su hijo y esto se conoce como trasmisión vertical. La mayoría de los niños que son seropositivos han sido contagiados durante el embarazo, al nacer o durante la lactancia.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), sin tratamiento, la tasa de transmisión vertical del virus es del 15 al 45 por ciento, y gracias a las acciones de prevención se logra reducir hasta un 5 por ciento. Uno de los aspectos más importantes para poder evitar este contagio es que las mujeres gestantes se hagan, desde el inicio del embarazo, la prueba del VIH para descartar la presencia de este virus.

Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH 

TrasmisionverticalVIH

Si aún no estás embarazada, estás a tiempo de hacerte la prueba y conocer si eres una mujer seropositiva. Además, conocer qué implica un embarazo en estas circunstancias. Si ya estás embarazada, debes saber si eres o no portadora del virus del VIH porque así podrías evitar trasmitírselo a tu bebé.

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana ataca al sistema inmune de las personas haciéndolas más vulnerables ante las infecciones, algunas de las cuales pueden ser mortales. El SIDA es la etapa final del VIH y no todos los que se contagian desarrollan SIDA.

La buena noticia es que sí se puede evitar la transmisión del virus de la madre al bebé. En el mundo existe un enfoque integral para la prevención de este contagio que intenta disminuir, año tras año, la tasa de transmisión vertical del virus, a través de diferentes acciones:

1 - Evitar el contagio en mujeres en edad fértil. A través de diferentes campañas se invita a la comunidad a tener sexo seguro para evitar que hombres y mujeres se contagien con el VIH, evitando su propagación.

2 - Evitar embarazos no deseados en mujeres seropositivas: en general se invita a las mujeres a conocer si están infectadas para brindarles información, métodos de anticoncepción y el tratamiento que necesitan. 

3 - Identificación de gestantes seropositivas: La única forma de saberlo es a través de la prueba del VIH, ésta no afecta la gestación ni al feto, y la mujer gestante debe realizársela desde que sabe que está embarazada.

4 - Tratamiento: Si la madre es seropositiva, se le suministrarán medicamentos antirretrovirales que disminuirán la concentración del virus en su cuerpo. Aunque la tasa más alta de contagio no se presenta durante el embarazo, es importante que la mujer gestante seropositiva se someta al tratamiento antirretroviral porque disminuye el riesgo de contagio y mejorará notablemente su estado de salud y la del feto, evitando complicaciones en el embarazo y en el parto, que podrían aumentar la posibilidad de un contagio.

Estas medicinas y sus dosis son evaluadas para no afectar el embarazo ni al bebé y se remiten a las mujeres, bajo vigilancia médica. 

5 - Parto: Un 70 por ciento de los casos de transmisión maternoinfantil del virus se dan durante el parto a través del contacto de los fluidos de la madre con el bebé. En el parto natural el bebé queda expuesto a estos fluidos de la madre VIH positiva, es por esto que se aconseja el parto programado por cesárea. Esto dependerá en algunos casos del deseo de la gestante, su nivel cultural, el país que habite y las complicaciones del embarazo. Para el alumbramiento el cuerpo médico deberá tomar precauciones, suministrar medicamento antirretroviral y evitar el contacto del bebé con los fluidos maternos. Si a la madre se le suministra el tratamiento contra el VIH durante el embarazo se disminuyen las posibilidades de complicación durante el parto que pueden derivar en un contagio. 

6 - Leche materna. En países desarrollados donde es fácilmente reemplazable la leche materna por leche artificial, se recomienda que la madre seropositiva no alimente al bebé dado que la lactancia es otra vía de contagio. En países muy pobres, resulta ser más riesgoso que un bebé muera por complicaciones derivadas de la falta de protección que brinda la leche materna, por la mala calidad del agua y la baja calidad o inexistencia de las leches para sustituir la materna. En esos países se le sugiere a la madre lactar a su bebé de manera exclusiva durante 6 meses o prolongar incluso la lactancia combinada con el tratamiento contra el virus del VIH.

Si deseas más información debes acudir al médico o a las autoridades de salud de tu ciudad o país. No debes temerle a la prueba del VIH pues si conoces rápidamente tu diagnóstico, embarazada o no, tienes más posibilidades de obtener un tratamiento oportuno que redundará en una mejor calidad de vida para ti y tu bebé.

Si estás planeando quedar embarazada es muy importante que conozcas tu estado de salud y eso incluye saber si tienes o no VIH. Todos debemos esforzarnos por asegurar el derecho a nacer sanos que tienen todos los niños. 

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud