Herpes vaginal en el embarazo

Causas y tratamiento del herpes vaginal en embarazadas

  • compartidos

Existen dos tipos de herpes: el herpes labial o herpes simplex tipo 1, que afecta principalmente a la zona de la cara y los labios, y el herpes genital o herpes simplex tipo 2. 

La infección por el virus Herpes puede ser transmitida al bebé a través de la sangre o bien durante el trabajo de parto, cuando pasa a través de la vagina de la madre. Te explicamos qué es y los peligros que lleva para el bebé.

Síntomas del herpes vaginal en la embarazada

Embarazada en hospital

El herpes vaginal es el Herpes simplex tipo 2. Está relacionado con enfermedades de transmisión sexual, afecta a los genitales y es muy dolorosa. Si una mujer presenta un brote durante el parto o incluso a partir de la semana 32, puede contagiar a su bebé.

Además se ha visto que el aborto espontáneo es muy elevado en caso de mujeres contagiadas, si la infección se adquiere dentro de las primeras 20 semanas.

Los síntomas de este tipo de herpes son:

- Este herpes, que suele manifestarse durante la pubertad o al principio de la actividad sexual, se caracteriza por irritación y enrojecimiento de los genitales, que duran unos dos días, al producirse la infección.

- Pequeñas úlceras dolorosas de unos 3-5 mm de diámetro, y una base blanca sobre la piel, que suelen desaparecer al cabo de unas cuatro semanas.

- También se produce el engrosamiento de los ganglios linfáticos de las ingles que, en ocasiones, viene acompañado con algunas décimas de fiebre.

- Las lesiones provocadas por el herpes desaparecen en pocas semanas. Sin embargo, después de sufrir una primera infección, el virus permanece en el organismo, instalándose en las raíces de los nervios, alrededor del hueso sacro. Por ello, es normal que vuelva a aparecer cada cierto tiempo.

- Cuando se producen nuevos episodios, los síntomas son menos visibles y molestos.

Contagio de herpes vaginal al bebé

- A través del canal del parto (más frecuente): Las vesículas que se encuentran en la vagina o en el cuello del útero contagian al niño cuando éste pasa por el canal del parto.  Este riesgo es mucho mayor cuando la embarazada ha contraído el virus por primera vez cerca de la fecha de parto.

-  Si la mujer ya ha tenido una infeccion por herpes antes del embarazo, o padece un rebrote cerca del momento del parto, las posibilidades de contagiar al bebé se reducen a un tres por ciento.

- A través de la placenta: Suele ser bastante rara, ya que ésta desarrolla un papel protector frente a muchos organismos nocivos para el feto. También son poco frecuentes las infecciones del feto en el caso de rotura del saco amniótico.

Prevención y tratamiento del herpes vaginal en la madre

Si la mujer a presentado herpes genital antes del embarazo, debe someterse a controles ginecológicos para descartar lesiones cerca de la fecha probable de parto, al igual que controles serológicos (de sangre) para detectar si está infectada.

En el momento del parto, si hay infección activa el ginecólogo determinará la vía de parto (vaginal o cesárea), dependiendo de la carga viral, sistema inmune de la madre…

Se pueden administrar retrovirales, para combatir la virulencia, disminuir el riesgo de transmisión y acelerar la curación de las lesiones.

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud