El cuidado de la vista durante el embarazo

Qué problemas pueden afectar la visión de la mujer durante el embarazo

  • compartidos

Un embarazo supone una serie de transformaciones importantes, no solo a nivel emocional, sino también físico. Es sabido que para garantizar el desarrollo del embarazo conviene llevar una vida saludable, pero además, se necesitan cuidados extra. Es el caso de la salud ocular, que puede verse afectada durante el periodo de gestación. Así que hemos hecho un repaso de los cuidados de la vista durante el embarazo.

Cuidados de la vista en el embarazo

El cuidado de la vista en el embarazo

- Sequedad en los ojos. Es muy frecuente durante el embarazo notar cierta sequedad en los ojos a causa de las fluctuaciones hormonales. Se trata de una molestia que seguramente desaparecerá tras el parto, pero que conviene tratarla para no aumentar su gravedad. Un colirio te será de gran ayuda para aliviar la sequedad ocular, pero recuerda consultarlo antes con tu médico. También puedes ayudarte a través de la alimentación para favorecer la humedad del ojo comiendo alimentos ricos en Omega 3.

- Visión borrosa. La visión borrosa en el embarazo es uno de los problemas oculares más frecuentes. También puede ocurrir que veas doble o que aparezcan manchitas en tu campo de visión. Puede ser síntoma de hipertensión y se presenta sobre todo en madres primerizas y en embarazos múltiples. En todo caso, si en tu embarazo notas la visión borrosa debes acudir al médico y cuando antes.

- Edema ocular. Si además de visión borrosa tienes fuertes dolores de cabeza y tus párpados están hinchados, debes acudir al oftalmólogo para descartar un edema ocular. Todos estos síntomas pueden aparecer como consecuencia de la retención de líquidos, pero no está de más asegurarte tu salud ocular en el embarazo.

- Enfermedades previas. Algunas enfermedades previas como pueden ser la hipertensión, la diabetes o el glaucoma requieren cuidados extra durante el embarazo para no poner en peligro la salud ocular. Si sigues los cuidados que tu médico y tu oftalmólogo te recomiendan, después del parto volverás a recuperar tu visión habitual.

- Infecciones oculares. Especialmente frecuente durante el embarazo es la conjuntivitis, que puede tratarse con remedios caseros como bolsitas de té frías aplicándolas sobre los párpados, sin que debas excluir la visita al médico.

- Miopía. Es sobre todo la retina la que experimenta los cambios más bruscos como consecuencia del embarazo. Por eso no es extraño que si ya tenías miopía antes de quedarte embarazada compruebes cómo te ha aumentado considerablemente. También puede ocurrir que sea durante el embarazo cuando aparezca la miopía. En estos casos también hay que estar muy atenta, porque el riesgo de desprendimiento de retina es muy alto.

Laura Velez. Redactora de GuiaInfantil

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud