Cuidados especiales para un embarazo adolescente

Cuándo una niña se queda embarazada durante la adolescencia

  • compartidos

Supuestamente la franja ideal para quedarse embarazada es entre los 20 y los 30 años. Ese límite de los 30 años es ampliable cada vez más por la situación socio económica de la mujer actual. Por eso ya no nos extraña ver a madres primerizas pasados los 40. Más raro resulta, al menos en algunas partes del mundo, ver a una futura mamá adolescente. Pero el embarazo en la adolescencia no nos preocupa por raro, sino por los riesgos que implica y los cuidados especiales que necesita.

Los riesgos de un embarazo adolescente

Embarazado en la adolescencia

Aunque en algunas sociedades se considera más apropiado ser madre a una edad muy temprana, lo cierto es que un embarazo adolescente generalmente se considera de alto riesgo. Y es que el cuerpo de la adolescente no está aún completamente formado como para soportar sin complicaciones el desarrollo de un bebé durante nueves meses.

Tanto la pelvis como el canal de parto están inmaduros durante la adolescencia, por lo que un embarazo demasiado temprano puede provocar complicaciones a la hora del parto, pero también en el desarrollo del bebé. Es muy frecuente que los bebés de madres adolescentes nazcan con bajo peso y el riesgo de dificultad respiratoria también es muy alta. Además se observan un mayor número de casos de preclampsia, sangrados vaginales, partos prematuros y cesáreas de urgencia en estos embarazos adolescentes.

Tampoco podemos obviar el estilo de vida de una adolescente que no está preparada para afrontar la maternidad. Nos referimos a que la adolescencia es una época en la que son frecuentes los trastornos alimentarios y los excesos, además de ser el momento en el que las jóvenes empiezan a fumar. Ciertos hábitos, que pueden considerarse como propios de la edad pero que no están exentos de riesgos para la salud, suponen un peligro para el desarrollo del bebé.

Los cuidados de un embarazo adolescente

No vamos a tratar sobre la conveniencia o no de ser madre adolescente, de asumir de repente unas responsabilidad para la que aún no se está preparada, pero tampoco queremos pasar por alto que un embarazo adolescente requiere unos cuidados especiales para reducir riesgos en el bebé y en la futura mamá. El principal paso que debe darse es afrontar los temores al conflicto familiar que pueda ocasionar la visita y acudir cuanto antes a la primera visita prenatal.

La alimentación el estilo de vida serán fundamentales a la hora de garantizar el buen desarrollo de un embarazo adolescente. Por eso, es necesaria una alimentación sana y equilibrada y evitar los malos hábitos como el sedentarismo, el alcohol o el tabaco. En todo momento, un embarazo adolescente ha de estar supervisado por especialistas que comprueben el bienestar tanto de la madre como del bebé. Y en la mayoría de los casos, será necesario un tratamiento psicológico para ayudar a la adolescente a afrontar la maternidad.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud