Vitaminas esenciales para quedar embarazada

Vitaminas que favorecen la fertilidad

  • compartidos

Evidentemente, todos los denominados nutrientes esenciales son necesarios para mantenerse sano, pero algunos en particular, juegan papeles clave en la fertilidad femenina, favoreciéndola, o inhibiéndola.

En Guiainfantil.com te contamos qué vitaminas favorecen la fertilidad y cómo ayudan a la hora de quedar embarazada.

Vitaminas que ayudan a conseguir el embarazo

Vitaminas para lograr el embarazo

El hipotálamo, que se encarga de liberar hormonas relacionadas con la sexualidad, es muy sensible a la deficiencia en las vitaminas del grupo B (hidrosolubles), aunque otras vitaminas, como la vitamina A y la C, también tienen papeles importantes en el proceso de embarazo y desarrollo embrionario.

Vitamina B1 (tiamina): Algunos estudios han puesto de manifiesto que el déficit de esta vitamina está relacionado con problemas de ovulación o de implantación del óvulo fecundado.

Vitamina B2 (riboflavina): Deficiencias en esta vitamina se han relacionado con esterilidad, abortos espontáneos y bajo peso al nacer. Esto se debe a que el hígado la utiliza para eliminar hormonas que ya no se necesitan, incluyendo estrógenos y progesterona, de modo que, en caso de escasez, las acumularía, y el hipotálamo y las hipófisis podrían recibir mensajes incorrectos sobre su necesidad. La presencia de otras vitaminas del grupo B favorece su absorción.

Vitamina B6: Junto con el zinc, que favorece su absorción, esta vitamina es esencial para la formación de las hormonas sexuales femeninas y su correcto funcionamiento. Los ovarios responden ante la deficiencia de esta vitamina suprimiendo la producción de progesterona a favor de la producción de estrógenos.

Vitamina B9 (ácido fólico o folato): Esta vitamina es la única que se recomienda suplementar de manera “artificial” en caso de querer concebir un hijo. Su importancia es vital para evitar defectos en el tubo neural. La utilización de anticonceptivos hormonales desequilibra sus depósitos, por lo que son necesarios de 2 a 3 meses para asegurar el reequilibrio. Tanto la vitamina C como la B12 favorecen su absorción.

Vitamina B12: Esta vitamina es necesaria para la síntesis de ADN y ARN, esenciales durante el desarrollo embrionario, y el calcio beneficia su absorción.

Vitamina A: Es una vitamina liposoluble, es decir, que se encuentra en la grasa, y tiene propiedades antioxidantes. Esta vitamina protege frente al daño celular y es de gran importancia en el desarrollo embrionario. La vitamina A puede encontrarse en los alimentos en forma de retinol, o betacaroteno, que el propio organismo transformará en vitamina A. Por otra parte, dosis elevadas de retinol se han relacionado con alteraciones fetales, por lo que conviene añadir que el exceso de retinol puede causar defectos en el feto y debe en todo caso evitarse. No se ha encontrado toxicidad en el consumo de carotenos, cuyo exceso se acumula en la piel y en las mucosas pudiendo darles un color amarillento, mientras que su suplementación se ha relacionado con la disminución en la aparición de quistes en el ovario.

Vitamina C: En este caso, es una vitamina hidrosoluble que también actúa como antioxidante, bloqueando la acción de los radicales libres, y cuyo exceso podría ser perjudicial para la fertilidad femenina, ya que podría alterar el moco cervical.

Los minerales merecen mención aparte, por lo que en breve explicaremos sus funciones. 

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud