Embarazada a los 40. Ventajas y riesgos

Lo bueno y lo preocupante de ser madre después de los 40 años

  • compartidos

En la actualidad, las mujeres cada vez retrasan más la maternidad. Si bien por cuestiones biológicas la edad ideal para ser madre sigue estando entre los 20 y los 30 años, pocas son las mujeres que por cuestiones de estudios, laborales, económicos y personales, se plantean ser madres en esa franja de edad. Por eso no es extraño encontrarnos con madres primerizas pasados los 40, una circunstancia que tiene sus pros y sus contras.

Ventajas de ser madre a los 40

Embarazada a los 40 años

Cuentan que ser madre pasados los 40 alarga la vida por esa energía que te da tener un bebé a quien amar y cuidar. Aunque esto no esté científicamente comprobado, sí es cierto que estamos hablando de una decisión, la de quedarse embaraza que ha sido más meditada y para la que se han tenido en cuenta todos los factores vitales. Por lo tanto, una madre primeriza a los 40 está mucho más preparada para ser madre.

Tampoco podemos olvidar que si una mujer ha esperado hasta esa edad para quedarse embarazada seguramente ya goza de una estabilidad laboral, sentimental y emocional, por lo que está más preparada para hacer frente a todos los imprevistos que supone la llegada del bebé. Quedarse embaraza a los 40 supone innegables riesgos para el bebé, por lo que es frecuente que estas madres maduras se cuiden mucho más, estén en buenas condiciones física y tengan una excelente calidad de vida

Riesgos de quedarse embarazada a los 40

A pesar de que cada vez más mujeres se quedan embarazadas pasados los 40 y que la mayoría de ellas consigue llevar a término su embarazo, no cabe duda de que la edad supone un factor de riesgo para el embarazo. Y es que a más edad, más riesgo de aborto espontáneo y más complicaciones en el parto. El desarrollo del embarazo también puede verse complicado con la edad, ya que aumentan los casos de preclampsia, placenta previa, parto prematuro y bajo peso del bebé al nacer.

Sin embargo, frente a las posibles complicaciones están los avances médicos. Pruebas como la amniocentesis o el triple screening pueden detectar a tiempo muchas anomalías congénitas, que es generalmente lo que más preocupa a las embarazas. Y en todo caso, cualquier embarazo de riesgo es seguido escrupulosamente por los médicos. Así que, lo cierto es que la mayoría de los embarazos a partir de los 40 terminan con una madre feliz y un bebé sano.

Laura Velez. Redactora de GuiaInfantil

Tipos de madre: ¿Con qué mamá te identificas?

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud