Qué es la placenta y para qué sirve

Qué es y cuál es la función de la placenta durante el embarazo

  • compartidos

Hemos oído muchas cosas sobre la placenta. Entre ellas, que se utiliza para la elaboración de cremas cosméticas o que algunas personas estarían dispuestas a probarla trás el parto. Pero, ¿qué es exactamente la placenta?, ¿qué utilidad tiene durante el embarazo?, ¿es siempre igual o evoluciona? Y, ¿qué hay de cierto en la cantidad de propiedades que le atribuyen?

Qué es la placenta y para qué sirve durante el embarazo

Parte de la placenta

La palabra 'placenta' viene del latín, y significa 'torta circular'. Lo cierto es que es un órgano de apariencia viscosa, con una forma más o menos circular que existe sólo y exclusivamente en las mujeres embarazadas. Es decir, que crece durante la gestación y es expulsado en el parto trás el nacimiento del bebé. Mide unos 25 centímetros de diámetro, tiene un grosor de 2,5 centímetros y pesa alrededor de medio kilo.

La placenta es el órgano más importante para el bebé, porque es el que le mantiene vivo hasta su nacimiento. Le suministra alimento, oxígeno y le facilita la excreción (elimina los deshechos que produce el bebe). Se aloja en la cara interna del útero y está en contacto directa con la sangre de la madre

Pero, ¿de qué está hecha la placenta? ¿Cómo se forma? La placenta nace a partir de las mismas células de las que nacerá el bebé: del óvulo y el espermatozoide. Comienza a formarse a partir de la segunda semana de embarazo y tiene dos componentes: uno de ellos es una porción fetal y la otra es una porción materna

Evolución de la placenta durante el embarazo

La placenta es un órgano cambiante. Evoluciona a lo largo del embarazo, desde que se implanta (en la segunda semana del embarazo) hasta el final del embarazo. Se puede decir que es un órgano que nace, crece y muere.  Los cambios más evidentes se desarrollan los primeros cuatro meses de embarazo, sobre todo por el aumento paulatino de tamaño. A partir de entonces, la placenta sufrirá cambios muy leves hasta el último mes de gestación. Irá envejeciendo y su capacidad para otorgar nutrientes al bebé disminuirá. 

Qué une al bebé con la placenta 

La placenta recibe todos los nutrientes que transporta la sangre de la madre. Pero ¿cómo los recibe el bebé? A través del cordón umbilical. Es el que une a su vez al bebé con la placenta. El cordón umbilical es un conducto vascular por donde circulan los nutrientes y el oxígeno desde la placenta hasta el bebé, y por donde retornan los deshechos y dióxido de carbono desde el bebé a la placenta. En ningún momento se mezclan la sangre del bebé y la de la madre. 

La placenta es un órgano casi perfecto

Y se puede decir que la placenta es un órgano casi perfecto por la cantidad de funciones que realiza durante el embarazo:

- Posibilita la circulación de oxígeno, aminoácidos, grasas y glucosa entre la madre y el bebé.

- Consigue eliminar los deshechos del bebé y purificar su sangre.

- Capaz de generar hormonas que transformen el metabolismo de la madre para asegurar el correcto desarrollo del embarazo (entre las hormonas que genera, está la famosa Gonadotropina Coriónica Humana, la que hace que el test de embarazo de positivo).

- Consigue que el sistema inmunitario de la madre no considere al feto como 'un intruso' al que hay que eliminar. Es decir: le protege. 

- Hace de barrera para frenar sustacias nocivas para el bebé, como los virus, parásitos o bacterias. Aunque en esto último no es perfecta: hay otras sustacias que consiguen atravesar la placenta, como es el caso de las drogas, el tabaco, la cafeína o el acohol. O enfermedades como la toxoplasmosis.

- Ofrecen protección física: junto con la bolsa de líquido amniótico, ofrecen al bebé un lugar acogedor y seguro, con una temperatura constante y protección ante golpes externos o cambios bruscos de temperatura.

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud