La citología durante el embarazo y tras el parto

Cómo es una citología y cuándo deben hacerse en la gestación

  • compartidos

La citología es una prueba que busca detectar cambios en las células del cuello del útero. Es útil para detectar si existen alteraciones en esta zona, y si se podrían desarrollar enfermedades como cáncer de cuello de útero. Se pueden detectar también infecciones de transmisión sexual, que pueden afectar al embarazo, como la Clamydia, Gonorrea, etc.

Cómo se realiza una citología en la embarazada

Tocan barriga a embarazada

La citología la realiza el ginecólogo o la matrona en la consulta rutinaria,  tras colocar el espéculo para visualizar bien el cuello del útero se toma una muestra de flujo del cérvix mediante un hisopo (como un bastoncillo) que posteriormente se envía a laboratorio para su examen. Los resultados pueden tardar varias semanas.

La pregunta que se hacen muchas mujeres embarazadas es: ¿es una prueba dolorosa? Es una prueba que puede resultar molesta, pero no dolorosa. Siempre recomendamos a la mujer que intente relajarse lo máximo posible, con el fin de no tensar la musculatura del suelo pélvico, y de esta forma que no duela. Es importante saber que tras la realización de la prueba puede existir un ligero sangrado (que no tiene importancia, ya que es externo, proviene del cuello), sobre todo durante el embarazo que existe un edema generalizado y tenemos más tendencia a sangrados.

Cuándo realizar una citología en el embarazo

Lo ideal sería realizar la citología de forma preconcepcional, cuando la mujer tiene pensado quedarse embarazada. De esta manera tenemos la certeza de que no hay alteraciones a este nivel.

Sin embargo no es infrecuente que realicemos esta prueba en una de las primeras revisiones del embarazo, durante el primer trimestre: siempre y cuando la mujer no tenga una citología hecha en el último año con resultado normal.

En los siguientes trimestres de embarazo sólo se realizará citología en los casos en los que haya clínica de alguna enfermedad, es decir que la mujer embarazada presente síntomas que nos hagan sospechar que tiene alguna infección activa.

Cuándo realizar una citología tras el parto

Por norma general, las mujeres deberían realizarse una citología vaginal cada dos años. A partir de los 30 años o si las tres últimas citologías han dado resultado negativo, podría ser suficiente hacerlo cada tres años, siempre y cuando nuestro ginecólogo así lo vea.

En caso de que la mujer o su pareja sexual mantengan relaciones sexuales con otras parejas, se deberían realizar cada 2 años.

A partir de los 65-70 años, y siempre que las tres últimas citologías vaginales realizadas en los 10 años precedentes hayan dado resultado negativo, la mayoría de las mujeres podría dejar de realizarse esta prueba, salvo que inicien una relación con un nuevo compañero sexual o bien manifiesten sintomatología de alguna infección de transmisión sexual.

Las mujeres con un especial riesgo de padecer cáncer de cuello de útero deberán realizarse la citología vaginal anualmente. En esta categoría entrarían:

- Adolescentes sexualmente activas, sobre todo si mantienen relaciones con diferentes compañeros sexuales.

- Mujeres con antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.

- Mujeres con citologías vaginales previas anormales.

- Mujeres con verrugas genitales causadas por el virus del papiloma humano.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud