La hernia discal en el embarazo

Molestias lumbares durante la gestación

  • compartidos

Los problemas y molestias de espalda son dolencias comunes en el embarazo, debido al aumento de peso, al crecimiento del abdomen, al cambio del centro de gravedad de la mujer en cinta, y al aumento de la lordosis lumbar (curva de la parte baja de la espalda).

La hernia discal es una frecuente causa de dolor de espalda. Y también una de las que plantea más dudas y preguntas entre las embarazadas. 

Causas de la hernia discal en embarazadas

Embarazada con dolor de espalda

El trastorno de la hernia discal se produce cuando una parte o toda la porción central de un disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza a través de una parte debilitada del disco. Cuando comprime una terminación nerviosa, ocasiona molestias en espalda y pierna (cuando se trata de una hernia lumbar, la más frecuente) o en el cuello y brazo (cuando es una hernia cervical).

Pero, ¿qué ocurre cuando concurren ambas circunstancias: hernia discal y embarazo? En principio va a depender de la localización de la hernia discal, y de cómo lleve la mujer los nueve meses de embarazo

Existen factores que pueden hacer que empeoren las manifestaciones clínicas e incluso el dolor:

- La localización lumbar de la hernia a priori es peor que otra localización, ya que la lordosis se va a aumentar mucho a medida que transcurren las semanas de gestación.

- La ganancia excesiva de peso hará que las articulaciones se carguen más, y por consiguiente si hay lesión empeora el dolor.

- La inactividad hace que la mujer no ejercite y tonifique la musculatura, sobretodo el transverso abdominal: nuestra faja natural.

- El embarazo a menudo hace incompatible la ingesta de fármacos para el dolor, y relajantes musculares que a menudo se usan en los periodos de brote de dolor.

- Muchas veces el caminar (actividad que se suele recomendar a la mayoría de embarazadas) puede desestabilizar las articulaciones, la pelvis… Con lo que si sientes que no te va bien, no te fuerces.

Consejos para tratar la hernia discal durante la gestación

 - Realizar un ejercicio controlado por profesionales sanitarios. El Pilates prenatal impartido siempre por profesionales que entiendan de las peculiaridades que tiene el cuerpo de una mujer embarazada con una hernia discal, hace que se tonifique el cuerpo de la mujer, y que se vaya adaptando a los cambios que ocurrirán ene este periodo.

- Acudir de manera regular a un fisioterapeuta para que realice masajes, de forma que minimicemos las tensiones o contracturas musculares que puedan aparecer.

- Cuando tengamos dolor podemos aplicar calor local.

- Es recomendable nadar (siempre vigiladas por profesionales), para poder trabajar de forma aeróbica, si el caminar no nos sienta bien. En el agua conseguimos trabajar con un impacto articular casi nulo. Recuerda que las modalidades de nado más recomendadas son 'espalda' y 'crol'. El nado 'a braza' hace que forcemos las curvaturas normales de la columna, empeorando la sintomatología.

Ejercicios con pelota para embarazadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud