Infección urinaria en el embarazo

Causas y síntomas de la infección de orina en embarazadas

  • compartidos

Las infecciones urinarias son muy frecuentes en las mujeres en edad reproductiva, sobre todo durante el embarazo. Entre un 5 y un 10% de las futuras mamás sufren esta dolencia que puede afectar al feto si no se trata de manera adecuada. 

Existen diferentes grados de infección en la orina. La más habitual es la denominada cistitis, que afecta a la vejiga. Los casos más graves en las gestantes se dan cuando se ven perjudicados los riñones, produciendose una pielonefritis.

Causas de la infección de orina en el embarazo

Infección de orina en el embarazo.

Este tipo de infecciones se deben a una inflamación en las vías urinarias provocada, generalmente, por bacterias que ascienden por la uretra desde la zona del ano y la vagina. Los cambios físicos y metabólicos que conlleva el embarazo aumentan las posibilidades de sufrir infecciones de orina y pielonefritis. 

La perdida de tono muscular en la zona de la vejiga, el aumento de tamaño del útero y los altos niveles de progesterona afectan a la expulsión de la orina, que se hace más lenta, incompleta o incluso se puede producir un reflujo que favorece la proliferación bacteriana. 

Síntomas de la infección urinaria en el embarazo

Los síntomas provocados por una infección de orina son muy diversos y dependen del grado que haya alcanzado la misma. La cistitis suele causar dolor o picor al orinar, molestias en la zona pélvica y necesidad de ir al baño con frecuencia. 

Si la infección llega a los riñones, los síntomas anteriores se agravan y aparece la fiebre, dolor lumbar y abdominal, náuseas y vómitos. En este caso, la embarazada debe acudir inmediatamente al médico, ya que una pielonefritis aumenta las posibilidades de parto prematuro, bajo peso al nacer y muerte fetal.

Se debe tener en cuenta que algunas infecciones de orina están causadas por bacterias asintomáticas, lo que eleva las posibilidades de sufrir complicaciones si no se detecta o se trata rápidamente. Por este motivo, la futura mamá debe hacerse una prueba de orina en la primera visita al ginecólogo.

Tratamiento de la infección urinaria durante la gestación

Esta enfermedad se trata mediante la aplicación de antibióticos seguros para el embarazo. En el caso de la cistitis, la medicación se tomará por vía oral y se debe completar todo el tratamiento. Una vez finalizado, la paciente debe realizarse otra prueba de orina para confirmar la desaparición de las bacterias.

Los casos de pielonefritis  requieren hospitalización, ya que la mujer embarazada debe estar bajo control por si presentase signos de un parto prematuro. Además, recibirá el tratamiento de antibióticos por vía intravenosa. 

Patricia García. Redactora de GuiaInfantil.com

La moda durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud