Hernia umbilical y embarazo

Causas, síntomas y tratamiento de las hernias en el embarazo

  • compartidos

Esta dolencia, tener una hernia umbilical, es común durante la gestación, aunque no implica riesgos para el feto. Una hernia es una protuberancia o bulto formado por el deslizamiento de un órgano a través de una abertura natural o artificial en alguna parte del cuerpo. Generalmente es el intestino el que atraviesa la capa muscular del abdomen y produce las hernias umbilical o inguinal, que son las más frecuentes.

Qué hacer si la embarazada tiene una hernia en el ombligo

Hernia umbilical en embarazadas

En el caso del embarazo, una de las afecciones más comunes que se pueden presentar es la hernia umbilical. Ésta suele existir con anterioridad, pero no se suele manifestar hasta el momento en que la mujer se queda embarazada y, en principio, no reviste ninguna complicación que afecte a la gestación.

La hernia umbilical se produce, generalmente, por un defecto de cierre en la pared abdominal que con frecuencia es congénito, aunque pueden pasar años sin que produzca ningún tipo de molestia o síntoma asociado. En otras ocasiones, aparece tras una operación quirúrgica que debilita las capas de la zona afectada hasta que son atravesadas por el intestino, que se sitúa entre ellas y la piel.

Síntomas de la hernia umbilical en el embarazo

La hernia umbilical aparece en el embarazo como consecuencia de dicho defecto anatómico del ombligo y aunque en la mayoría de los casos es asintomática, la futura mamá puede sentir determinadas molestias.

Además de notar dolores leves al hacer algún esfuerzo, como agacharse o el simple gesto de reír, la afectada también puede percatarse de la aparición de un bulto en los alrededores del ombligo, lo que no significa que ambos síntomas estén siempre ligados. 

A pesar de que la hernia umbilical no suele afectar a la evolución normal del embarazo, es aconsejable que cuando se sospeche de padecerla, se acuda a un especialista que nos confirme el diagnóstico. De esta manera, se aconsejará al paciente el mejor tratamiento posible, durante y después del embarazo.

En general, la hernia umbilical sufre una regresión tras el parto y no requiere ningún tratamiento especial, pero en ocasiones, es necesario recurrir a cirugía para corregir la afección. En ese caso, la operación deberá realizarse tras dar a luz ya que durante la gestación es importante evitar cualquier tipo de cirugía para evitar problemas que puedan implicar riesgos para el feto. 

Hasta que la cirugía sea posible, se recomienda prevenir el sobrepeso cuidando la alimentación, realizando ejercicio moderado como caminar, evitar el estreñimiento, intentar no realizar ningún esfuerzo y proteger la zona con una faja especial para embarazadas, por ejemplo.

Barrigas de embarazadas pintadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud