Hemorroides en el embarazo y en el parto

Molestias en el tercer trimestre de embarazo

  • compartidos

Las hemorroides son una molestia muy frecuente en el embarazadas, sobre todo durante los últimos tres meses de gestación y después del parto. Estas dolencias, también conocidas con el nombre de almorranas, se producen por la inflamación de pequeñas venas en la zona del ano y del recto. 

Muchos factores causan las hemorroides, además del embarazo. El estreñimiento, la obesidad y la falta de ejercicio físico, una mala alimentación y el abuso de laxantes también favorecen la aparición de estas molestias que provocan picazón, dolor, sensación de humedad rectal y sangrado anal. 

Hemorroides en el embarazo

Hemorroides en el embarazo

El embarazo es una de las causas más frecuentes de la aparición de hemorroides debido a los cambios corporales y de estilo de vida que sufren las mujeres. Por lo general, se presentan durante el último trimestre o en la etapa del parto en la que se producen los pujos.

El motivo de que surjan las hemorroides es el mismo que provoca las varices. Al aumentar el tamaño del útero, este presiona las venas de la zona de la pelvis y la circulación de la sangre se reduce, causando un ensanchamiento de los vasos sanguíneos. 

El estreñimiento que sufren muchas embarazadas puede ser el origen de estas molestias o, generalmente, agravar su estado. El esfuerzo que se lleva a cabo cuando se va al baño, o cuando se puja en el parto, provoca a menudo la aparición de las hemorroides. Las mujeres que ya padecieron esta dolencia antes de quedarse embarazadas tienen más posibilidades de que resurja el problema. 

Prevenir las hemorroides en el embarazo

Existen algunas recomendaciones para evitar lo máximo posible las hemorroides durante la gestación y el parto. En primer lugar, debes evitar el estreñimiento llevando una dieta rica en fibras, basada en cereales, frutas y algunas hortalizas. Es muy importante que te mantengas hidratada y evites llevar una vida sedentaria en estos meses. Cuando descanses o vayas a dormir, procura apoyarte sobre el lado izquierdo para reducir la presión del útero.

Los experto recomiendan también realizar los ejercicios Kegel diariamente, ya que favorecen el fortalecimientos de los músculos de la zona anal y vaginal y mejoran la circulación de la sangre en esta zona.

Cómo tratar las hemorroides en el embarazo

Las molestias de las hemorroides pueden disminuir la calidad de vida de las mujeres embarazadas. Para aliviar el dolor y la picazón en la zona rectal, es recomendable que alternes tratamientos de frío-calor. Aplica una compresa o una bolsa de hielo en la zona y continúa con un baño tibio de entre 10 y 15 minutos, así reducirás la inflamación. 

Es muy importante que mantengas una buena higiene cuando vayas al baño para que no se agrave el problema de las hemorroides. Utiliza papel higiénico suave o toallitas especiales para esta inflamación. En el caso de que el dolor sea insoportable, acude al especialista para que te recete un calmante adecuado para el embarazo.

Patricia García. Redactora de GuiaInfantil.com

El tamaño de tu bebé en el embarazo con frutas y verduras

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud