Cómo tratar el dolor de muelas durante el embarazo

La molestia dental para las embarazadas

  • compartidos

El embarazo es una de las etapas de la vida de las mujeres en la que se producen más cambios en el cuerpo, tanto hormonales y emocionales como físicos, que son los más evidentes. Este proceso de cambio va variando conforme pasan las semanas de gestación, y pueden afectar a muchas partes del cuerpo creando molestias. Muchas embarazadas sufren retención de líquidos, falta de energía, un cansancio desmesurado o incluso un dolor en la vagina poco antes de dar a luz. 

Sin embargo, dependiendo del embarazo, existen ciertas dolencias que pueden hacer que la dulce espera tenga alguna dificultad, como puede ser el dolor de muelas. Pero, ¿por qué pueden doler y qué hacer para frenarlo? 

La hinchazón de encías en el embarazo

El dolor de muelas en el embarazo

Durante el embarazo, muchas mujeres suelen experimentar un dolor de muelas muy desagradable que puede venir provocado por una hinchazón en las encías. A causa de los cambios hormonales que vive la mujer embarazada, las encías pueden sufrir muchos cambios, como volverse más sensibles e inflamadas, que sangran de una manera mucho más evidente al lavarse los dientes. A este problema dental en la gestación se le llama gingivitis, y puede evitarse con una correcta y profunda higiene bucal de forma suave, así como evitar los dulces y no dejar de lado las revisiones odontológicas.

Cómo tratar el dolor de muelas en las embarazadas

A raíz de las encías pueden llegar los dolores de muelas, algo que puede ser muy molesto durante el embarazo ante la imposibilidad de ingerir fármacos o antibióticos que podrían eliminarlo de una manera mucho más rápida. Cuando a una embarazada le duelen las muelas, lo correcto a la hora de tratarlo es intentar no descuidar la limpieza, cepillar los dientes con mucha delicadeza pero en profundidad para que no queden restos de comida que causen infección. 

Por otra parte, también es necesario además de la higiene general con cepillo, tener en cuenta otros aspectos como los antisépticos bucales, que refuerzan la limpieza y mantienen la boca sana, además del uso de hilo dental, que terminan con los restos de alimentos. Esto puede ayudar a disminuir la presión de las muelas en el embarazo y el sangrado e inflamación de encías. Si se sienten dolores de muelas muy fuertes, también es necesario ingerir alimentos suaves que no hagan que masticar cause dolor, como puede ser el caso de algunas frutas como la manzana, que también pueden hacer daño a las encías. Además, aumentar la ingesta de calcio también ayuda a que vuelvan a su ser. 

Sin embargo, cuando los dolores de muelas o de dientes en general son muy intensos, a causa del bruxismo involuntario -hacer fuerza con la mandíbula, apretando los dientes al dormir o en situaciones de estrés-, es recomendable acudir al dentista para que decida si la embarazada debería llevar un tratamiento físico que no afecte al bebé pero que ayude a que la mandíbula no se descontrole para que no desemboque además de en una molestia bucal, en dolores de cabeza. 

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud