Tipos de anemia durante el embarazo

Consecuencias de la anemia en la gestación

  • compartidos

Durante el embarazo, la concentración de hemoglobina, de hematíes y de hematocrito disminuye a causa del aumento de volumen plasmático fisiológico de la embarazada. No obstante cuando la hemoglobina de la gestante disminuye por debajo de 11.0 g/dl (en criterios de la Organización Mundial de la Salud)  se diagnostica a dicha gestante de anemia.

La anemia debe vigilarse durante el embarazo, no sólo por los efectos negativos que tiene sobre la salud de la madre, sino también por las consecuencias que puede tener sobre el bebé.

Consecuencias de la anemia en el embarazo

Embarazada come fruta

Los bebés de las mamás con anemia, suelen nacer con menos peso, tienen más riesgo de nacer prematuramente (en el caso de las anemias graves) entre otros problemas. Por eso es fundamental el cuidado y vigilancia de la anemia durante la gestación. Pero hay varios tipos de anemia. Las se clasifican según volumen corpuscular medio eritrocitario, lo cual nos permite orientar la causa (niveles que se miden mediante un análisis de sangre). 

Tipos de anemia en la mujer embarazada

- Anemias microcíticas: Se dan cuando el Volumen Corpuscural Medio es menos a 83 (fl), es decir, cuando los glóbulos rojos son pequeños. En la gran mayoría de los casos responde a una falta de hierro ( ferropenia). Es la anemia más frecuente y de hecho, muchas mujeres tienen el hierro bajo previamente al embarazo. Se trata suplementando con sulfato ferroso u otras sales similares

- Anemias normocíticas: Cuando el Volumen Corpuscural Medio está entre 83 y 98 fl. El tamaño de los glóbulos rojos es normal, pero se da una cantidad anómala de ellos. Es menos frecuente. Suele estar relacionada con sangrados previos – la causa más frecuente- o con enfermedades como la preeclamsia, enfermedades auto inmunes…  En ocasiones la mujer presenta dicha enfermedad antes del embarazo, pero no ha sido diagnosticada hasta el mismo, cuando presenta sus primeros síntomas. 

- Anemias macrocíticas: Cuando el Volumen Corpuscural Medio es superior a 98 fl. La causa más frecuente en este caso es el déficit vitamínico, cobalamina (vitamina B12) y el ácido fólico ( vitamina B9). El embarazo consume gran cantidad de Ac. Fólico, por parte del feto, y las reservas de esta vitamina son escasas. 

Cómo prevenir y tratar la anemia en el embarazo

- Si el problema es el déficit de Hierro: La embarazadas tiene unos requerimientos de hierro de 30 mg/día para mujeres embarazadas, los cuales se pueden conseguir mediante una dieta rica en alimentos con gran cantidad del mismo. Sin embargo en la mayoría de las ocasiones, se opta por suplementar con 150 mg de sulfato ferroso, 300 mg de gluconato ferroso . Dichos suplementos se procuran tomar con el estómago vacío ya que el ph acido del estómago facilita su absorción.

En algunos preparados se acompaña de vitamina C precisamente por ello. El té, café, la leche y otras sustancias como el carbonato de calcio y el óxido de magnesio la dificultan. En ocasiones este tratamiento puede producir molestias gástricas o estreñimiento. Si la anemia es especialmente severa, o no responde al tratamiento oral, el ginecólogo puede optar por administrar dicho hierro vía intravenosa 

- Si el problema es de déficit de Vitamina B9 y/o vitamina B12: la suplementación de ácido fólico se realiza fundamentalmente antes del embarazo ya que se ha observado que previene los defectos del tubo neural. La dosis recomendada es de al menos 0.4 mg al día en mujeres con bajo riesgo y de 4 mg/día en aquellas de alto riesgo de dichos, además de una dieta equilibrada.

La suplementación de vitamina B12 se realiza fundamentalmente en mujeres con embarazos gemelares,  hiperemesis, mujeres vegetarianas estrictas y otras circunstancias que puedan favorecer su déficit.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud