Cuando el embarazo se prolonga más de la cuenta

Qué pasa si sales de cuentas y no te pones de parto

  • compartidos

La duración normal del embarazo en los seres humanos puede ser de hasta 42 semanas – el equivalente a 294 días-, contando a partir de la fecha de última regla. Por encima de este periodo lo consideramos como un embarazo cronológicamente prolongado.

¿Qué ocurre en los casos en los que la futura mamá sale de cuentas y el bebé no se anima a salir?

Qué riesgo puede tener un embarazo más allá de las 42 semanas

Embarazada tumbada

La duración excesiva del embarazo puede conllevar fundamentalmente riesgos para el bebé o dificultar su nacimiento. 

1. Bebé grande al nacer: Una de la asociaciones más frecuentes a esta circunstancia es el mayor tamaño del bebé, lo cual puede complicar el parto, siendo más frecuente en este caso la aparición de problemas con la extracción de los hombros o la necesidad de hacer una cesárea o un parto instrumental.

2. Falta de líquido amniótico: El embarazo cronológicamente prolongado se asocia a una menor cantidad de líquido amniótico, lo cual también está relacionado con una mala función de la placenta. La placenta asegura los nutrientes al futuro  bebé y su inadecuado funcionamiento, puede producir un aporte reducido de oxígeno al feto. Esto último también está relacionado con la aparición de  sufrimiento fetal.  La falta de líquido amniótico también puede producir problemas renales y compresión del cordón por disminución del espacio en la cavidad amniótica. También es más frecuente que en él, aparezca meconio ( la primera deposición del recién nacido).

3. El aspecto del recién nacido es diferente: En muchas ocasiones, estos bebés 'postmaduros' tienen un aspecto muy característico, la piel arrugada y con lanugo – vello corporal que desaparece pasado un tiempo-, y aspecto de haber adelgazado, con poca reserva grasa.

4. En casos excepcionales, muerte del bebé: Por último y como asociación más grave, la prolongación excesiva del embarazo,  está relacionado con la muerte del bebé intraútero.

Para evitar todos estos problemas, a parir de la 41 semana se plantea realizar una inducción de parto, con prostaglandinas y oxitocina sintética, simulando el proceso que la mujer realiza normalmente cuando el proceso se desarrolla de manera natural.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud