Los principales problemas en la boca de la embarazada

Cambios y problemas bucodentales durante el embarazo

  • compartidos

Existe un mito que si nos lo creemos acaba por ser una profecía autocumplida, y es eso de que 'cada embarazo cuesta un diente'. Debe de costar más de uno, a juzgar por la cantidad de mujeres desdentadas totales que hay, muchas más que mujeres con 32 hijos, pues son 32 piezas las que conforman una dentición de adulto.

Una mujer que llega con la boca sana al embarazo, mantendrá su dentadura intacta. Porque esa mujer tiene unos hábitos correctos de alimentación, una higiene adecuada y puede ser que también una resistencia mayor a la caries. Sin embargo, si se llega con  gingivitis, caries sin tratar, empastes en mal estado, muelas del juicio que dan problemas, molestias, sangrado, etc., se agravará durante el embarazo. Pero no por culpa del embarazo. 

Higiene bucodental en el primer trimestre de embarazo

Dientes embarazada

El embarazo es un momento fisiológico en la vida de una mujer en el que se dan ciertos cambios que pueden agravar una mala salud bucodental, diagnosticada o no previamente

En el primer trimestre puede haber náuseas, que impiden un cepillado meticuloso sobre todo de los últimos molares. En ese caso hay que ir poco a poco, introduciendo el cepillo con cuidado, sin tocar la zona posterior de la lengua, y respirando profundamente cada vez que llega una náusea.

No olvidemos además que el uso del hilo dental es imprescindible. Si hay vómitos repetidos el ácido procedente del estómago puede lesionar el esmalte, sobre todo en las caras de atrás de los incisivos superiores. Si esta situación se mantiene es recomendable utilizar dentífricos y colutorios fluorados para prevenir la desmineralización e hipersensibilidad producida por los ácidos. Las recomendaciones de aminorar las náuseas comiendo 'muchas veces poca cantidad' son ideales para la aparición de caries, pues las bacterias siempre van a tener glucosa disponible, que se transformará en ácidos, para atacar el esmalte. Si picoteamos constantemente al menos hay que tener la precaución de que no sean productos azucarados ni hidratos de carbono fermentables, y cepillarnos la boca más frecuentemente.

Cambios en el embarazo y los dientes en el tercer trimestre

En el tercer trimestre suele haber una apetencia importante por productos dulces. De nuevo es necesario insistir en reducir al máximo el número de ingestas, el uso del flúor, y una correcta higiene.

Más problemáticos para el feto son los problemas de encías. Si tenemos gingivitis hay que tratarla, pues si se agrava está demostrado que se relaciona con la posibilidad de sufrir un parto prematuro o de tener un recién nacido de bajo peso

En el caso de diagnosticar cualquier problema bucodental durante el embarazo, hay que tratarlo. No se debe posponer: la patología va a seguir avanzando y agravándose. Hay que observar las precauciones necesarias, por supuesto, pero no se puede dejar patología sin tratar en una embarazada porque los microbios que la causan está demostrado que atraviesan la placenta y suponen un riesgo para la madre y para el bebé. 

Lo ideal es, pues, ir al dentista al menos una vez al año. Así, si te quedas embarazada estarás segura de que no tienes ninguna lesión que pueda agravarse durante esos meses. Y seguir acudiendo a tus revisiones, incluyendo la que se debe realizar durante el embarazo.  No hay ninguna causa, por tanto, que justifique perder ninguna pieza durante el embarazo.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud