Cómo diagnosticar de forma precoz la depresión en el embarazo

Síntomas de que la embarazada puede estar comenzando una depresión

  • compartidos

La imagen de plenitud y felicidad generalmente asociada al embarazo tiene en ocasiones una cara oculta donde la angustia, los miedos y preocupaciones ocupan un lugar destacado. La depresión es, de hecho, un problema común a un considerable porcentaje de mujeres en la etapa perinatal (10%-15%) que desafortunadamente no siempre se logra diagnosticar de manera precoz

Algunos de sus síntomas pueden quedar enmascarados o confundirse con los cambios normales del embarazo. Es cierto que padecer oscilaciones del ánimo y sentirse triste, abrumada o excesivamente cansada de manera ocasional es algo muy frecuente durante la gestación (o primeros días tras el parto). No obstante, en la depresión los sentimientos de tristeza y vacío son más acusados, no desaparecen, e interfieren en la vida cotidiana.

9 síntomas de depresión en el embarazo

embarazada llora

Ante la presencia de varios de los siguientes síntomas de forma persistente:

1. Sentirse irritable o malhumorada sin motivo aparente.

2. Sentirse triste, impotente o abrumada.

3. Sensaciones de vacío o 'sin sentido'. Desmotivación, falta de energía.

4. Alteraciones en el sueño (excesivo o insomnio) y en la ingesta de alimentos (exceso o pérdida de apetito).

5. Problemas de memoria, de concentración o dificultad para tomar decisiones.

6. Sentirse culpable y dudosa de la propia valía.

7. Perder el interés o el placer por actividades de las que se solía disfrutar.

8. Aislarse de familiares y amigos.

9. Molestias físicas (dolores de cabeza o estomacales, lumbalgias etc.) que no desaparecen…

La importancia de hablar de lo que nos pasa durante la gestación

Si tenemos en cuenta que muchas mujeres pueden tener dificultad a la hora de expresar sus sentimientos por considerarlos 'inadecuados' (debería sentirme feliz) veremos que  la labor de los profesionales sanitarios implicados en el seguimiento a las madres gestantes es primordial.  Esta atención debería contemplar no solo el chequeo de los aspectos fisiológicos del embarazo sino también procurar un espacio de confianza donde las distintas emociones de las mujeres (temores, ilusiones…) tengan cabida.

De esta manera algunos estados depresivos se detectarían mucho antes, facilitando su tratamiento y evitando que el malestar continúe o empeore durante el posparto. Algo fundamental pues la depresión en los padres es un factor clave en la calidad de los cuidados que reciben los bebés.  

Causas y prevención de la depresión en la embarazada

Como estado complejo, no existe una causa única de 'entrada' en la depresión.  Más bien, podría hablarse de múltiples factores que, de estar presentes, pueden hacer que las probabilidades de padecerla aumenten al combinarse con otras condiciones propias de la etapa perinatal (sobrecarga y agotamiento, cambios personales, laborales y en las relaciones, etc…que implicará la llegada del bebé.)

Algunos de estos factores serían: la ausencia de apoyos (familia, amigos), los problemas de pareja, tener un embarazo de alto riesgo o haber perdido un bebé previamente, el estrés y complicaciones en los procesos de reproducción asistida, sufrir pérdidas significativas, tener antecedentes personales o familiares de depresión, los conflictos con la feminidad y la maternidad…

Consejos para prevenir la depresión en el embarazo

- Crear una red de apoyo: es importante no sentirse sola, poder hablar de los propios sentimientos y anticipar un reparto de las tareas domésticas y de cuidado del bebé con la pareja, familiares o amigos que permitan disponer de algún tiempo para una misma.

- Acudir a sesiones de preparación al parto: disponer de información puede contribuir a crear unas expectativas más realistas sobre el posparto y a rebajar las posibles exigencias que se hayan podido generar entorno a ser una 'madre perfecta'.

- Unirse a un grupo de apoyo dirigido a nuevas madres, y compartir con otras mujeres en la misma situación las propias vivencias y emociones puede resultar de gran ayuda.

Si los síntomas no remiten o se intensifican, lo más recomendable sería ponerse en contacto con los profesionales sanitarios e iniciar el tratamiento indicado que, generalmente, consistirá en una combinación de psicoterapia y medicación.

Rocio-Alloza-psicologa

Rocío Alloza Quintero

Psicóloga en MaterNatal

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud