Cómo cambia el flujo vaginal en el embarazo

Cómo detectar una infección vaginal durante la gestación

  • compartidos

Es bastante común tener más flujo vaginal durante el embarazo, es lo que llamamos leucorrea normal. Las características son que es inodoro o con un leve olor y blanquecino, sin ir acompañado de ningún otro síntoma como picor o escozor. 

Por qué cambia el flujo vaginal durante el embarazo

Embarazada mira por la ventana

Existen dos motivos por la que la mujer embarazada tiene más flujo: por un lado el aumento de los estrógenos, y por otro el aumento del riego sanguíneo en la zona. Además a medida que nos vamos a cercando a la fecha de parto, el flujo aumentará y puede que se haga más espeso de lo normal.

Sin embargo, son muchas las dudas que presentan las mujeres en la consulta sobre el flujo. Veremos las diferentes variedades de flujo vaginal y los síntomas de alerta ante una posible infección

Tipos de flujo vaginal en la mujer embarazada

1. Tapón mucoso: a principios del embarazo, las secreciones del cuello uterino crean una barrera que protegen el interior del útero. A medida que el cuello uterino comienza a afinarse y dilatarse con las primeras contracciones se puede expulsar esta mucosidad, sea poco a poco, con aspecto gelatinoso que puede ir acompañado por hilos de sangre o bien de golpe en forma de cilindro mucoso, de color marronáceo.  La expulsión del tapón no es motivo para acudir urgencias, lo único que nos indica es que el parto está cerca.

2. Candidiasis vaginal: flujo inodoro, abundante y blanquecino (como yogurt) que te provoca picor o ardor, o infamación de la vulva. Durante el embarazo es bastante frecuente este tipo de infección que es necesario tratar con algún antifúngico.

3. Vaginosis bacteriana: flujo de color blanco o grisáceo, con mal olor (sobre todo después de las relaciones sexuales). También es necesario acudir al médico para que nos paute tratamiento.

4. Tricomoniasis: flujo espumoso y de color amarillo o verde y además tiene un olor extraño, acompañados de picazón, irritación, dolor, ardor y enrojecimiento de la vagina y los labios vaginales. Además podrías tener incomodidad al orinar o tener relaciones sexuales. Es una enfermedad de transmisión sexual que necesita tratamiento.

En cualquiera de esos casos, si crees que tienes una infección, no intentes tratarte con medicamentos de venta sin receta. Los síntomas no son siempre fáciles de distinguir, es por ello que es importante que primero consultes a tu médico o matrona para que pueda hacerte un diagnóstico y así estar segura de que recibirás el tratamiento adecuado. 

Higiene vaginal durante la gestación

Para mantener una buena higiene en la zona genital, límpiate siempre de adelante hacia atrás después de ir al baño, y usa ropa interior de algodón. Evita los pantalones ajustados, el nylon, los baños de burbujas, las compresas o el papel higiénico perfumados, los aerosoles (o sprays) de higiene femenina y los jabones con perfumes. 

Y evita las duchas vaginales, porque pueden aumentar el riesgo de una infección.

Ejercicios para embarazadas. Relajación y estiramientos paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud