Métodos de depilación para embarazadas

Consejos para depilarse durante el embarazo

  • compartidos

El embarazo es uno de los momentos más bonitos en la vida de la mujer, pero también supone un proceso de transformación con cambios a nivel físico y psicológico que influyen en estilo de vida de la futura mamá.

Esos cambios hormonales pueden afectar al crecimiento del vello corporal. Algunas embarazadas ven como aparece pelo en algunas zonas donde antes no tenían, por ejemplo en el vientre o la cara. Otras, en cambio, ven reducirse la cantidad o la dureza del vello. 

Por ese motivo, y por el deseo de mantener su sensualidad y su aspecto físico cuidado, muchas mujeres continuan depilandose en el embarazo, aunque surgen dudas de si este proceso o las técnicas utilizadas afectan a la salud y el desarrollo del bebé.

Depilación en el embarazo

Depilación en el embarazo

En primer lugar, se debe tener en cuenta que durante la gestación la piel de la futura mamá se vuelve más sensible y algunas técnicas de depilación se hacen más dolorosas. Es el caso de la cera fría. No existe ningún problema para utilizar este método salvo que puede ser molesto.

También se recomienda recurrir al afeitado con cuchilla o a las maquinillas eléctricas especiales para depilación. Probablemente son los métodos más cómodos, aunque una vez que la barriga ya ha adquirido un determinado tamaño, es posible que la mujer requira ayuda.

Las cremas depilatorias y decolorantes no están desaconsejadas y se pueden usar para zonas no muy extensas, como la cara. Se debe comprobar antes de utilizarlas que no provocan una reacción alérgica

Métodos no recomendados en el embarazo

Aunque la cera fría si puede emplearse en el embarazo, los expertos desaconsejan utilizar la cera caliente ya que aumenta el riesgo de tener varices, sobre todo los últimos meses del embarazo.

Respecto a las técnicas de eliminación de vello definitivas, como la fotodepilación y la depilación láser, los expertos no recomiendan someterse a ellas. Según el Instituto Médico láser (IML), no existen pruebas clínicas que demuestren que el bebé no se vea afectado por el tratamiento, por eso desaconsejan emplearlo hasta después del parto

Además, si se tienen en cuenta los cambios hormonales que provocan el desajuste en el crecimiento del vello en el embarazo, la depilación láser y la fotodepilación pueden resultar poco rentables, tal y como explican desde el IML.

Patricia García. Colaboradora de GuiaInfantil.com

La moda durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud