Mascarilla casera para hidratar la piel en el embarazo

Remedios caseros para la hidratación de la dermis en la gestación

  • compartidos

En el embarazo, los cambios hormonales consiguen variar no sólo el carácter y las emociones, sino también el físico más allá del crecimiento del abdomen. Son las hormonas las que pueden producir manchas en la piel, que se vuelva más seca o más grasa dependiendo de la dermis, o que también aparezcan marcas por el sol. 

En el caso de la sequedad de la piel, es necesario incidir en que se encuentre más hidratada que nunca, por lo que nunca está de más conocer trucos para hacer mascarillas caseras que hidraten en profundidad la dermis. En Guiainfantil.com encontramos trucos para crear la mascarilla casera perfecta para hidratar la piel en el embarazo.

Mascarilla casera para la hidratación de la dermis de la embarazada

Mascarillas caseras para el embarazo

 - Ingredientes para las mascarillas caseras: Para poder hacer mascarillas caseras es necesario tener en cuenta los ingredientes fundamentales para la piel, como la miel, aloe vera, pepino y huevo. También podemos usar yogur natural y leche para que la mezcla en cuestión tenga mayor variedad. Podemos unirlos con la batidora para que estén juntos dependiendo del volumen de la mezcla que queramos conseguir.

Estos alimentos contribuyen a la hidratación natural de la piel porque penetran en las capas profundas de la dermis para reducir la sequedad. Todos estos ingredientes pueden utilizarse indistintamente, tanto uniéndolos juntos en un bol como por separado o combinados entre sí. Siempre debe aparecer huevo en la mezcla para que se forme una pasta que sea la que mantenga el resto de ingredientes juntos sobre la piel el tiempo necesario, que puede extenderse desde el cuarto de hora a los veinte minutos. 

- Aplicación de la mascarilla casera: Para aplicar una mascarilla casera, es necesario poner la mezcla sobre la zona en cuestión para que actúe entre quince y veinte minutos, y repetirlo tres veces por semana antes de la ducha. Podemos aplicarla sobre las zonas que necesiten mayor hidratación, como el cuello, los brazos, el propio abdomen, las piernas o también los pechos. La pasta debe quedar compacta en la zona y no retirarse inmediatamente, sino dejar que actúe y penetre en las capas de la piel. Después, hemos de retirarlo con agua tibia y después ducharnos con normalidad. La piel se verá mucho más hidratada, suave y con una sensación de frescura mucho mayor. 

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud