La seborrea y otros problemas con el cuero cabelludo de la embarazada

Los 3 grandes problemas con el pelo de la embarazada durante la gestación

  • compartidos

Los cambios hormonales en el embarazo provocan que muchos aspectos del cuerpo de la mujer varíen a lo largo de los nueve meses de gestación. La piel puede verse alterada a causa de las hormonas, así como el peso, pero también puede afectar al pelo.

La seborrea, la inflamación de la raiz capilar o la pérdida de volumen capilar son algunos de los problemas a los que puede enfrentarse una embarazada. 

Las molestias más comunes en el cuero cabeludo de la embarazada

 Los problemas del cuero cabelludo de la embarazada

- Seborrea. En el embarazo, los cambios hormonales pueden producir mayor cantidad de grasa en la piel, y también en el pelo. La producción natural de sebo en el cuero cabelludo es necesaria para mantener la salud del pelo, y ésta se ve aumentada en grandes cantidades por la subida de estrógeno en el embarazo. Esto significa que la grasa del cabello es mayor, y aunque puede ser una buena noticia para mujeres que tienen un pelo seco, puesto que la melena se verá más hidratada y brillante, para aquellas que luchan contra el cabello graso puede ser un auténtico problema.

La seborrea es el exceso de producción de sebo, que puede irritar, inflamar y hacer que aparezcan pequeñas escamas en la cabeza. La alteración hormonal es la principal causa de esta producción excesiva de grasa, y sus síntomas son brotes de caspa, pequeñas costras amarillas adheridas al cuero cabelludo y la inflamación del mismo. El tratamiento para controlarla es aumentar los lavados, siempre con champús que no sean agresivos en cuanto a productos químicos, aumentar la ingesta de líquidos para dotar de hidratación al cuerpo, y también mascarillas caseras a base de vinagre de manzana o aloe vera. 

- Pérdida de cabello. Muchas mujeres advierten una notable caída de pelo durante el embarazo, o que éste se vuelve más débil y quebradizo conforme avanza la gestación. Esto se debe al aumento de estrógenos, una hormona necesaria para la embarazada, pero cuya producción puede hacer que los fulículos pilosos del cuero cabelludo se quiebren o nazcan menos fuertes de lo habitual. 

Es uno de los problemas más frecuentes para algunas embarazadas, que puede empeorar en el posparto o la lactancia. Los síntomas son muy fáciles de detectar, ya que a la hora de cepillar el pelo, los cabellos caen más fácilmente e incluso se rompen. Para poner freno a este problema, los expertos recomiendan una dieta equilibrada en la que los niveles de hierro y zinc estén controlados, y el uso de productos de lavado que sean suaves y no lleven demasiados componentes químicos. 

- Foliculitis. La inflamación del folículo del pelo es otro de los grandes problemas capilares de la embarazada. Muchas mujeres pueden detectar cómo ciertas partes de su cuero cabelludo se ve más hinchado y sensible, con apariencia rojiza. Esto se debe también a los cambios hormonales que afectan a la piel y al cabello.

Para luchar contra esta hinchazón de la zona afectada de la cabeza es necesario recurrir a champús y acondicionadores con un pH bajo, incluso aquellos que se recomiendan para niños. De esta manera, el pelo quedará limpio pero la cabeza no sufrirá mayores irritaciones al lavarlo siempre con agua tibia con un masaje muy suave que no dañe la zona afectada. 

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud