Cómo afectan las mentiras piadosas a los niños

Por qué mienten los padres y cómo afectan sus mentiras a los hijos

  • compartidos

La mentira es un mecanismo de defensa que usamos las personas de manera natural en diferentes situaciones como pueden ser el evitar ser juzgados, proteger nuestra autoestima, etc.

Pero hemos de saber que ese mecanismo de defensa es falsa, ya que nos puede llevar al auto-engaño y al malestar emocional.

Cómo aprenden los niños a mentir

Niña hace crucis

Este mecanismo es innato, pero también se puede enseñar. En el caso de los niños son los padres, sobre todo, los que sirven de espejo y de modelo a imitar. Cuando los padres enseñan a mentir pueden hacerlo de manera directa e indirecta:

- Se enseña de manera indirecta por ejemplo en situaciones en las que llaman por teléfono para vender algo y les dicen a sus hijos que digan que no se encuentran en casa

- Se enseña de manera directa en situaciones en las que los hijos reciben un regalo que no les gusta y sus padres les enseñan a decir que sí por compromiso.

Los niños siempre tienen como guía a sus padres, ya que suponen que todo lo que les enseñan está bien, y son los padres los que deben dar el ejemplo. Pero no siempre ocurre así porque los padres acostumbrados a mentir siempre las justifican y no se dan cuenta que el problema es que les están enseñando la mentira a sus hijos como una vía de escape.

Estos padres no entienden las consecuencias de que este tipo de mentiras piadosas se pueden convertir en un repertorio habitual en la crianza. Los niños aprenden muchas de esas primeras señales y lecciones sobre conducta social observando a sus padres y las incorporarán a varias facetas de su vida como en el colegio, con sus amigos y profesores. Las conductas aprendidas les servirán para inventar y tener siempre una excusa o no cumplir sus responsabilidades.

Por eso es importante que los padres evalúen y sean conscientes de que son una influencia grande para sus hijos y deben estar concentrados en educar en valores más que en la perfección.

Por qué mienten los padres a los hijos

Lo que motiva a los padres para mentir a sus hijos es en primer lugar lo emocional. Recurren a este carácter emocional para proteger a sus hijos y evitarles algún sufrimiento innecesario. Por ejemplo, evitar decirle al niño que ha hecho algo mal.

En segundo lugar utiliza la mentira para controlar su comportamiento. Como, por ejemplo, decirle que si sigue portándose mal vendrá la policía.

Muchas veces, incluso los padres que promueven el valor de la honestidad en sus hijos, usan las mentiras piadosas. Esto lo hacen porque creen que los más pequeños no están preparados para escuchar la verdad y no la entenderán

Las mentiras piadosas más recurrentes que utilizan los padres con sus hijos

Hay un estudio que demuestra que los progenitores usan la mentira piadosa como media una vez al día. Podemos encontrar las siguientes:

- 'Si te comes todo, te pondrás muy grande'. Cuando realmente es la genética la que se ocupa de este menester.

- 'No sé dónde está tu juguete'. Frase que podría decir tu madre cuando se había desecho de tu juguete favorito.

- 'Si no te portas bien... Los reyes te traerán carbón'. Alguna vez nos hemos portado mal y eso no a ha pasado. ¿Verdad?

- 'El parque hoy está cerrado'. O mejor dicho, hoy no me apetece llevarte a jugar al parque.

- 'Ese dibujo está fenomenal'.

- 'Ya vamos a llegar'. Esos viajes largos en coche que ahora sufrimos como padres.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud