5 errores de los padres al hablar de sexo con los niños

Lo que no debemos hacer al hablar de sexo con los hijos

  • compartidos

Los padres tenemos un papel muy importante en la educación sexual de los hijos. Transmitir a los niños temor, miedo o vergüenza en los temas relacionados con la sexualidad sólo conseguirá que adquieran complejos.

En Guiainfantil.com te contamos cuáles son los errores más comunes que cometemos los padres a la hora de hablar de sexo con los hijos para que podamos evitarlos y transmitirles así una forma responsable y segura de vivir su sexualidad.

Actitudes a evitar al hablar de sexo con los hijos

Errores de educación sexual

Enseñarles temas de sexualidad es algo más que hablarles de cómo funciona el aparato reproductor. Crear un clima de confianza donde el niño se sienta seguro para exponer sus dudas y encontrar respuestas es la mejor forma para que tengan una educación sexual sana. Estos son los errores que tenemos que evitar en el proceso: 

1. Pensar que hace falta ser sexólogo: para hablar de sexo con los hijos no tenemos que ser expertos en sexología. Es un tema que forma parte de nuestra vida, igual que hablamos de educación, de juegos o de salud. Todo el mundo es capaz de hacerlo y de llevarlos a cabo de forma correcta delante de los hijos.

2. Ver con ojos de adulto la sexualidad infantil. No tiene nada que ver la sexualidad en la infancia y en la vida adulta. Los significados son diferentes. Los niños tienen deseos y emociones, pero no tienen las sensaciones eróticas que puede tener una persona mayor. Por ejemplo, si el niño o el bebé tiene una erección, no se puede interpretar como una excitación, sino como una respuesta física automática.

3. Dar información errónea a los niños: es un error distorsionar la realidad hablando de cigüeñas que traen a bebés o historias semejantes para evitar hablar de sexualidad. No hace falta contarlo todo, hay que esperar a que el niño esté preparado para hacerle entender, pero adaptarse a la edad no significa mentir, sino dar datos de forma gradual.

4. Regañarle ante ciertas conductas: si pillamos al niño tocándose los genitales, no debemos regañarle o castigarle, ya que considerará que está haciendo algo malo y sucio, pero sí debemos orientarle y enseñarle que son actos que han de realizar en privado.

5. No hablar de sexo: evitar los temas sexuales o negarse a dar información es una forma de conseguir que los niños vivan el sexo como algo prohibido y tengan una percepción anómala del mismo.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud