Por qué no dar a nuestros hijos todo lo que podemos

El error de dar a los niños todo lo que piden

  • compartidos

Hoy en día es más fácil caer en el error de dar todo lo que piden los hijos. Algunos padres lo hacen por el deseo de compensar a sus hijos el poco tiempo que pasan con ellos debido a la extensa jornada laboral.

Unas veces, se condicionan por la presión social o las comparaciones. Y otras veces, los padres preocupados por sus hijos y queriendo ser cariñosos con ellos se esfuerzan en dar todo lo que pueden ofrecerles siguiendo el sentimiento de “que mi hijo no pase las necesidades que yo viví en la niñez”

Razones para no dar todo lo que podemos a los niños

Por qué no dar a los niños todo lo que piden

- Cuando los adultos dan a sus hijos todo lo que pueden sin límites y disciplina se puede correr el riesgo de sobreproteger a los niños sin enseñarles el valor de las cosas y del esfuerzo.

- Consentir al niño puede entenderse como dar cariño y proteger pero en la práctica, cuando los padres no ponen límites le dan otro significado: maleducar al niño.

- Es decir, se convierte al niño en alguien al que le resuelven todo, crece sin respetar los límites ni la autoridad, no conoce normas ni por qué deben respetarse. Además, cuando se le sobreprotege, al niño le quitan la oportunidad de sentirse independiente haciendo que no se haga responsable de sus actos.

- Si los padres educan así al niño peligra su maduración a nivel afectivo ya que el pequeño se acostumbra a que hagan todo por él.

- Cuando a los niños se les da todo sin ninguna negativa hay un riesgo de que los pequeños se vuelvan exigentes y egoístas. Ellos se ven como el centro de atención y se hace creer al niño que solo ellos son los importantes y los demás están a su servicio.

Qué hacer cuando el niño lo quiere todo

Si los padres le dan todo lo que pueden a sus hijos, se les permite y concede sin exigirles nada a cambio, los niños se vuelven intolerantes a la frustración.

En cambio, si los niños reciben negativas de vez en cuando experimentarán con los sentimientos que se dan cuando las necesidades no son satisfechas. Sensaciones normales y cotidianas en las personas y que tienen aspectos positivos en la crianza.

Comprobar estas emociones de primera mano será positivo para los niños ya que les ayudará a establecer su autonomía y dependencia con respecto a los adultos Por tanto, nunca es tarde para que los padres sepan decir “no” y que los niños sepan lo que se puede o no se puede.

Con la negativa se hace ver a los hijos que han de ganarse las cosas y que se deben respetar unas normas y límites para llegar a ellas. El “no” debe ser coherente y tener un carácter lógico; debe ser explicado con claridad al niño. Por el contrario, la negativa no debe imponerse y que la única razón sea: “porque lo digo yo”.

Juegos para niños con cajas de cartón recicladas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud