Cómo denunciar un caso de ciberacoso en niños

Qué hacer para parar un caso de ciberbullying en la infancia

  • compartidos

Si los padres detectan que su hijo está sufriendo acoso en redes sociales o a través del email por parte de una o varias personas, lo que se conoce como ciberbullying, es importante que conozcan cómo han de reaccionar ante ello.

No sólo es importante para que puedan ayudar a su hijo y darle el apoyo emocional que necesita, sino también para frenar esa situación que se está produciendo y evitar que los acosadores sigan actuando libremente y con impunidad dentro de cualquier plataforma digital y amparados en el anonimato que ellas les proporciona.

Cómo pueden los padres denunciar el ciberacoso de sus hijos

Cómo denunciar el ciberacoso sobre los niños

La mayor parte de las veces, los usuarios no pueden eliminar los contenidos que una tercera persona ha publicado en Internet para humillar o mofarse de otra, incluso cuando se cuenta con la colaboración del que ha sido acosador, ya que en ocasiones este contenido ha sido divulgado por terceras, cuartas o quintas personas.

Los padres pueden recurrir a denunciar ante la red social donde se está produciendo un abuso, y comunicar el acoso al que está siendo sometido su hijo para que se tomen las medidas adecuadas. En el caso del correo electrónico, los proveedores de estos servicios también cuentan con un canal de denuncias si sospechamos que alguien ha entrado en nuestro correo sin permiso.

Si la situación es grave es conveniente que los padres acudan a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que puedan identificar al acosador de su hijo y puedan ponerlo a disposición de la justicia.

¿Qué pruebas se han de aportar?

La investigación de la policía será más eficaz y rápida si los padres aportan evidencias de lo que está suceciendo. Para ello es conveniente almacenar las conversaciones, mensajes, imágenes o vídeos que estén relacionados con los hechos. Sin embargo, en algunos casos estas pruebas pueden no tener validez judicial si no existe una absoluta veracidad sobre su procedencia o han podido ser objeto de manipulación. En cualquier caso, son fundamentales todas las evidencias que se puedan aportar para poder frenar la situación de acoso a la que el niño se está viendo sometido.

En otros casos, sólo podrán ser los proveedores de los servicios de Internet quienes dispongan de esas pruebas que tendrán que ser solicitadas judicialmente.

Fuente: Guía S.O.S. contra el Ciberbullying del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO)

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud