Los miedos del verano en los niños

Los temores que pueden presentar los niños en las vacaciones

  • compartidos

La mayoría de los niños está deseando que llegue el verano, se acaba el colegio, los deberes y los exámenes, la rutina diaria de flexibiliza porque ya no es necesario ir contrareloj… los días se alargan no hay que acostarse tan pronto para madrugar para ir al colegio, y ¡llegan las vacaciones! 

Aún así hay algunos niños que pueden presentar miedos, aunque casi todos están deseando que se abra la piscina o que empiece la temporada de playa y poder bañarse, algunos niños tienen miedo al agua. En ese caso podemos actuar siguiendo las siguientes pautas.

Temores de los niños en las vacaciones

NIña con miedo al agua

1. MIedo al agua: En el caso de un niño que tenga miedo al agua: es mejor hacer las aproximaciones poco a poco. Primero podemos quedarnos a jugar en los charquitos que hacen las olas en la playa. Cuando esté ahí seguro y vea que no le pasa nada, siempre acompañado de un adulto nos acercaremos a la orilla del mar a mojarnos los pies con las olas, a correr cuando viene, agarrado de papá o de mamá que les dará la seguridad necesaria para poder hacerlo. Cuando vea que es divertido y seguro, nos meteremos entonces en el mar, siempre con adulto responsable y primero en brazos y después de la mano, pues no olvidemos que no deja de ser el mar y que tiene su peligro.  

Que el niño haya ido a natación durante el invierno y que vea que es capaz de enfrentarse al agua, de nada o chapotear, le dará seguridad y confianza para poder disfrutar del mar y de la piscina durante el verano. Sin olvidarnos que es una actividad que siempre hay que hacer vigilado por un adulto y que no te puedes bañar cuando no estés con un adulto de confianza (papá, mamá, abuelos, tíos…) nunca tú solo. 

2. MIedo a los bichos: Que les pueda picar un bicho es algo que preocupa tanto a padres como a hijos. ¿qué hacemos con estos miedos?

Los niños tienen que aprender a ser prudentes, y saber que determinados bichos como serpientes en el campo, medusas en la playa… no se tocan porque les puede picar y eso les dolerá bastante. Deben de saber que no se levantan las piedras en el campo porque debajo viven escorpiones y alacranes y que si les pica es venenoso.

Pero eso no quiere decir que estemos todos el día pendiente de todos los bichos que nos encontremos y temerosos y angustiados por si nos picara alguno, pues no haríamos otra cosa en el día y no disfrutaríamos del aire libre. 

Si les pica un bicho, ante todo, mantengamos la calma. Seguro que les va picar, y a molestar, pero lo último que necesita el niño, es que su principal fuente de confianza y de seguridad, sus padres,  pierdan la calma y se pongan muy nerviosos. Cuando se trata de mosquitos u otro tipo de bichitos, bastará con un poco de pomada para que les pique menos y cambiarles de tema para que se olviden y se relajen de nuevo. Si por el contrario les ha picado una medusa, tendremos que acudir al centro de enfermería de la playa. 

Películas de miedo para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud