Diferencias entre miedo y fobia en los niños

En qué se diferencia el miedo de la fobia en la infancia

  • compartidos

Existen diferencias entre la emoción de miedo y las fobias. Muchas veces se suele hablar de estos 2 conceptos como si fueran sinónimos pero desde la psicología se ven como fenómenos diferentes

Te explicamos las diferencias entre el sentimiento de miedo y el de fobia para que aprendas a distinguirlas en tu hijo.

Cómo es el sentimiento de miedo y el de fobia en los niños

Niño asustado

El miedo es una emoción que está relacionada con una función de supervivencia. Aparece ante la amenaza o ante una situación de riesgo. Nos permite actuar con precaución y evitar un peligro. Además, es una emoción natural y frecuente por lo que, en principio, no implica ningún problema psicológico. El miedo es un sentimiento necesario en la evolución de todo niño.

Cuando este miedo se transforma en irracional, desproporcionado y está enfocado en un objeto en particular o en una situación real que lo provoca, es cuando puede aparecer la fobia. La fobia es una emoción de naturaleza intensa, y hace que al niño le sea muy difícil controlar sus respuestas.

Por tanto, lo que diferencia estas dos emociones son:

- Las consecuencias que implican cada una. La fobia pude interferir en la vida diaria del niño. Algo que no ocurre con el miedo.

- La intensidad y desproporción que se dan en las emociones, que en el caso de la fobia es mucho mayor.

Por ejemplo, miedo sería si en una fiesta de disfraces a un niño le afectara y se pusiese alerta al ver a alguien con una careta. Sería fobia si la intensidad de este temor hace que el niño no quiera ir a la fiesta y evitarlo.

Qué hacer cuando aparece una fobia en los niños

La fobia aparece cuando el niño vive la situación como una amenaza real, la vive con angustia y pánico. Tratará de eludir desesperadamente la amenaza, y crea estrategias para evitar la situación o el estímulo. Cuando aparecen fobias o miedos exagerados proponemos hacer lo siguiente:

- Habla con el niño. Es importante que pueda poner en palabras todo lo que recubre la fobia o el miedo exagerado.

- Ten en cuenta que el miedo siempre es verdad y real para el niño que lo siente.

- No ignorarlo ni ser indiferente a la situación. Nuestra función como adultos será la de contener al pequeño y darle apoyo.

- Trata de reducir la ansiedad cuando la situación se aproxime.

- No sobreprotegerlo. Esto ayuda a hacer cada vez más grande el problema y obstaculizar una posible solución.

- No obligues al niño a enfrentarse al objeto o a la situación que le provoca el temor, lo único que puede ocurrir es que aumente la angustia.

Cuándo se debe pedir ayuda psicológica ante una fobia infantil

Se debe comprobar si el miedo del niño se prolonga en el tiempo más de veinte días como media. Cuando nos damos cuenta que ese miedo o esa fobia alteran el estilo de vida cotidiano del niño y tiene consecuencias negativas en su evolución personal, rendimiento escolar, relaciones sociales y familiares.

Cuando ocurre esto, el problema se debería afrontar con el consejo de un especialista. Un orientador educativo, si es de ámbito escolar, un psicólogo clínico o psiquiatra con experiencia en niños serían las referencias a las que acudir.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud