5 consejos para ayudar a los niños a enfrentarse a un examen

Cómo podemos ayudar a los niños a perder el miedo a los exámenes

  • compartidos

Ante la llegada de los exámenes, muchos niños tienen dificultades para poder enfrentarse a ellos con éxito. Por supuesto, estudiar diariamente y utilizar técnicas de estudio ayudará enormemente a prepararlo de forma adecuada.

Sin embargo, incluso habiendo invertido mucho esfuerzo y habiéndolo estudiado apropiadamente, cuando se acercan los días previos a los exámenes, todos nos ponemos nerviosos y hace que altere su rutina. ¿Podemos ayudarles? Toma nota.

5 formas de ayudar a nuestro hijo a prepararse ante un examen

Niña pide ayuda ante un examen

A pesar de que la ansiedad se vive como algo negativo, en sí misma surge para mantenerte alerta y preparado para reaccionar a lo que te piden de forma rápida. No obstante, para muchos niños ese momento se vive cómo una situación que les va a bloquear y en dónde van a aflorar pensamientos negativos, temores como decepción por no saber ciertas preguntas o un sentimiento de fracaso.

Para evitarlo, son muchos los que hacen 'pequeños sacrificios' para conseguir mejorar las calificaciones sin saber que lograrán justo lo contrario de lo que se proponían. Por eso, te recomendamos una serie de consejos que quizás tu o tu hijo no sepáis y que va a ayudarle enormemente cuando esté delante de un examen: 

1. Estimúlale para que practique deporte: Cuando se avecinan exámenes pensamos que el deporte puede suponer que se estrese más y le quite tiempo para estudiar. No obstante, el deporte consigue liberar la tensión que puede suponer tener un examen y ayuda a consolidar los conocimientos que se han estudiado. Además,  más horas no es un sinónimo de éxito. Nadie es capaz de pasar muchas horas delante de un libro y aprovechar el tiempo. Así que si no va a conseguir que se aprenda mejor la materia, al menos el deporte conseguirá que desconecte brevemente del estudio y le permitirá retomarlo de otra forma cuando llegue a casa.

2. Explícale la importancia de dormir 8 horas: El estudio debe hacerse antes y una noche no va a cambiar el resultado final. Nuestro cuerpo necesita descansar y la fase REM del sueño, nos va a permitir consolidar lo que se ha estudiado durante el día. Así que aunque aparentemente nos pueda parece que durante ese tiempo no se hace nada, en realidad es un momento clave para memorizar los conocimientos que ha estudiado. Por tanto, si tu hijo no consigue dormir las horas que necesita, no valdrá de mucho que se levante temprano o se acueste tarde. 

3. Motívale para que exprese sus emociones antes de un examen: Los minutos previos o el día antes a un examen puede ser muy tenso, lo cual restara su agilidad mental. Lo mejor para combatir ese bloqueo es hablar de ello o apuntar esos sentimientos en un folio, de esa forma se reducen los pensamientos negativos y la ansiedad.

4. Dale la confianza que le falta: La inseguridad es una de las causas que va a hacer que se paralice y deje de responder a las preguntas que sabe. Es importante que crea en sí mismo y en sus posibilidades para que no se atasque en ninguna pregunta. En ese momento, puede que los nervios le jueguen una mala pasada, por eso, ayúdale escribiéndole notas con mensajes positivos para que pueda leerlas antes de entrar en el examen.

5. Tómate tu tiempo: En momentos de tensión, la impulsividad  puede jugar una mala pasada en el examen. Leer comprensivamente cada pregunta, seleccionar aquella que mejor se sepa y pensar antes lo que va escribir será muy útil. Muchas veces los niños confunden preguntas por no leer cuidadosamente lo que pone la pregunta. No fijarse es una causa de suspenso muy común para muchos niños. Por tanto, trata de concienciarle de que no es una carrera de velocidad sino de fondo.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud