Los libros favoritos de los niños de 3 a 6 años

La lectura preferida de los niños que ya saben leer

  • compartidos

Los niños de entre 3 y 6 años tienen una autonomía, que les va permitiendo elegir los libros y los temas que les gustan. Los libros favoritos de los niños de 3 a 6 años pueden ser muy variados. Su iniciativa y sus preferencias tienen que respetarse siempre. Por supuesto, los padres tienen que acompañar sus elecciones y orientarlos, si fuese preciso, con la ayuda de profesionales: sus profesores, los profesionales de las bibliotecas y los libreros.

Libros para niños: ¿en qué hay que fijarse?

Los libros favoritos de los niños de 3 a 6 años

A estas edades, tiene mucho prestigio lo que gusta a los mayores, es decir, a sus hermanos, sus primos o los vecinitos. Pero habrá que evaluar si ese libro 'superventas' que fascina a los niños de 9 años es el adecuado para la edad del niño. O, más bien, si el niño de 6 años, tiene la madurez necesaria para disfrutar de esa magnífica historia.

Afortunadamente, la mayoría de las colecciones de literatura infantil, ponen una franja de edad recomendada que es muy orientativa para los padres a la hora de elegir. Un vistazo rápido a la contraportada del libro, la parte de atrás en la que se hace un resumen de la historia, también es decisiva. Los padres conocen la personalidad y el carácter de su hijo y pueden calcular lo que le gusta más. 

Cuando buscamos la lectura más adecuada para los niños de 3 a 6 años, conviene tener en cuenta distintos aspectos:

1. El nivel de los textos, ya que no pueden ser muy difíciles de entender porque matarían el interés del lector u oyente.

2. Los tipos de letra. También hay que prestar atención a los tipos de letra que aparecen porque hay letras muy bonitas, pero muy complicadas y no invitan a que el niño ponga interés en descifrar los textos.

3. El estilo de las ilustraciones. Es otro aspecto a tener en cuenta ya que siempre debe estar de acuerdo con los gustos del niño y con su edad: hay ilustraciones que son obras de arte, pero resultan muy complicadas, abstractas, lúgubres… el niño no tiene fácil hacer la lectura de imágenes y ese es un aspecto muy importante que hay que cuidar.

4. Los temas. Un libro puede tener un argumento interesante, pero una trama complicada o un tema poco atractivo. En este aspecto las revistas tienen mucho que decir: ofrecen distintas secciones no muy largas, con fotos y distintos estilos de ilustración y con temas diversos (también con juegos) para que el niño pueda elegir lo que más le apetece en cada momento de acuerdo con su estado de animo y su nivel de cansancio. A veces, un cuento parece muy largo, pero un cómic ofrece el equilibrio ideal entre el texto y la imagen y es muy fácil seguirlo de principio a fin.

Muchos padres, cuando piensan en lectura para niños, piensan en libros: aconsejo no olvidar las revistas. Tienen mucho que aportar en la formación de un niño lector y en su afición a la lectura. 

Consuelo Cuevas

Consuelo Cuevas
Redactora Jefa
Bayard Revistas

Ideas de juegos para que los niños aprendan las letras del alfabeto

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud