Juegos de Navidad para los niños

Actividades navideñas para disfrutar de las fiestas en familia

  • compartidos

Los verdaderos protagonistas de la Navidad son siempre los más pequeños de la casa. Los niños son quienes más disfrutan de las fiestas navideñas, donde los regalos y la ilusión por disfrutar son los principales atractivos. Por eso, conocer qué juegos podemos hacer con los niños en Navidades hará que estas fechas sean aún más divertidas e inolvidables en familia. 

10 juegos para disfrutar de la Navidad con niños 

 Juegos de navidad para niños

1. Manualidades: El frío invita a estar en casa y a disfrutar en familia de cosas que se hacen con las manos sin necesidad de gastar dinero. ¿Qué mejor que unas manualidades para pasar las tardes de las vacaciones de Navidad? Pueden ser adornos para el árbol, figuritas para el Belén... 

2. Repostería navideña: Meterse en la cocina siempre es buena opción, y una tarde de repostería navideña alegra a todos los niños. Es el momento ideal para enseñarles a hacer galletas caseras o magdalenas para decorarlas al más puro estilo de la mágica Navidad. 

3. Juegos de mesa: Para esas largas tardes de Navidad, donde muchos niños se aburren con tanto tiempo libre, no hay nada mejor que los juegos de mesa. El parchís, el monopoly... por equipos o de forma individual, y sabiendo cómo retar al rival, serán tardes de lo más divertidas. 

4. Villancicos: No hay una Navidad que se precie sin los clásicos villancicos. Para que cantarlos se convierta en un divertido juego, no hay nada mejor que el karaoke. Es la oportunidad ideal de mostrar las dotes de artistas que todos los niños llevan dentro. 

5. Decoración del árbol: Decorar el árbol es un momento mágico en la familia, y no tiene por qué ser aburrido, sino que podemos convertirlo en toda una aventura con niños. Las bolas de Navidad, el espumillón, las cuentas de colores, tal vez las tarjetas de Navidad que hayamos recibido... ¿qué mejor que poner bonito el árbol navideño? 

6. Búsqueda del tesoro: En pleno día de apertura de regalos, ¿qué mejor que jugar a la búsqueda del tesoro? A través de pistas, los niños podrán buscar por toda la casa el juguete o tesoro en cuestión que quieran encontrar. Paso a paso y por equipos o de forma individual, los niños pueden jugar a encontrar tan preciado detalle en estas bonitas fechas. Emocionante y divertido.

7. Amigo invisible: Esto no tiene nada que ver con los regalos de Papá Noel o Los Reyes Magos, sino que es un detalle que los niños pueden aprender a tener con la familia en una fecha fuera del 24 de diciembre o del 6 de enero. Se puede hacer el reparto de amigo invisible en Nochebuena y que se repartan los presentes en Año Nuevo. ¿Lo mejor? Que las reglas pueden ser que sea algo hecho a mano para sorprender al que nos toque. 

8. Representación del Belén: ¿Puede haber algo más divertido que la representación del Belén? Como si de un Belén viviente se tratara, el juego con los niños puede consistir en que cada uno sea uno de los protagonistas: la Virgen María, San José, el Niño Jesús, la Mula y el Buey o los Reyes Magos. 

9. Tarjetas navideñas: Aunque actualmente se está perdiendo la bonita costumbre de enviar cartas navideñas a amigos, familiares y allegados, esto puede ser una actividad bonita y familiar para hacer con niños. El juego consiste en doblar un folio a la mitad y decorarlo como la mejor invitación a la cena de Nochebuena o Nochevieja, o simplemente para decorar el árbol. Después, en su interior se escribirán los mejores deseos para el Año Nuevo o los regalos para Santa Claus o los Reyes Magos de Oriente. 

10. Adivinar películas: No hay nada más divertido que jugar por equipos a adivinar películas a través de la mímica. Lo que hay que hacer es dividirse en grupos, y que uno de cada equipo sea el encargado de representar la película cuyo título está escrito en un papel para que lo acierte el resto. ¡Divertidísimo, y más si son cintas relacionadas con la Naviadad!

15 villancicos de Navidad preferidos por los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud