Método bilingüe Opol para los niños

Los padres hablan al bebé cada uno en su propia lengua

  • compartidos

El método OPOL fue el primer sistema que se reconoció para el desarrollo de habilidades bilingües en bebés. Su origen viene de las familias con miembros con distinta lengua materna, y surgió de una forma natural. Fue Maurice Grammont el primero en observar los resultados que se obtenían cuando cada uno de los padres hablaba al bebé en su propia lengua.

Su conclusión fue que de esta forma se conseguía un desarrollo cerebral del niño perfecto llegando a dominar totalmente los dos idiomas antes de los 5 años de edad. A esta conclusión llegó en el año 1902. 110 años más tarde sigue siendo el método más valido en el desarrollo del bilingüismo.

El desarrollo del método bilingüe OPOL para niños y bebés

Método Opol bilingüe niños

En la mayoría de las familias es imposible poder aplicar el sistema tal cual se ideó. Con el tiempo, este sistema ha ido modificándose y adaptándose para poder enseñar un segundo idioma sin necesidad de que los padres hablen diferentes idiomas.

El desarrollo del método OPOL se ha llevado a lugares donde el niño pasa un porcentaje importante de su vida antes de los 4 años. Por este motivo, las escuelas infantiles o guarderías son el sitio ideal para el desarrollo de un segundo idioma, además de las nannys que cuidar al bebé y aplican el método.

Puntos importantes en el método bilingüe OPOL para niños

- Es muy importante que el niño diferencie y asocie cada idioma a una persona o a un ambiente. Es una forma de facilitar la labor al cerebro del niño, y que pueda centrarse más en el idioma.

- La constancia y las rutinas son básicas, los niños están expuestos a un gran número de estímulos a diario, ya que la mayoría de las cosas son nuevas para ellos, lo que supone tanto distracciones como información válida para su cerebro. Por ello, las rutinas son necesarias en el aprendizaje de un idioma, tratando que no pase más de dos días sin que el niño vea a la persona que le habla en inglés para que el cerebro no lo vea como algo esporádico.

- Para conseguir un buen funcionamiento en el método OPOL debe haber un mínimo de tiempo al que tiene que estar expuesto el niño, lo ideal es que el 50 por ciento sea en cada uno de los idiomas, algo que es prácticamente imposible ya que siempre interactuamos en una ciudad o con más personas que desequilibran ese 50 por ciento ideal. El mínimo recomendado para la lengua secundaria es del 30 por ciento, lo que supone unas 5 horas al día.

- El mayor inconveniente en el aprendizaje del inglés es acostumbrar el oído a los diferentes acentos que podemos encontrar, siendo muy diferente un acento americano de uno inglés, e incluso en zonas cercanas la pronunciación puede variar tremendamente. De hecho, son muy pocos los nativos que tienen una pronunciación totalmente correcta del inglés. Por eso, es importante apoyarse en diferentes soportes como vídeos, canciones... para ayudar a los niños en la comprensión de los diferentes acentos.

Curiosidades del método bilingüe OPOL para los niños

El niño puede que no quiera hablar en inglés más que con la persona que siempre habla. Para saber si está aprendiendo, simplemente tenemos que preguntarle de forma natural en inglés. Aunque conteste en español, veremos que ha entendido la frase perfectamente.

Al principio, es normal que los niños mezclen alguna palabra en los dos idiomas. No debemos darle importancia, podemos repetir la frase con la palabra en el idioma correcto, pero sin ánimo de corregirle, ya que su cerebro todavía está colocando toda la información en diferentes secciones. En el niño bilingüe al recibir más información que un niño monolingüe, el proceso de adquisición del lenguaje, al ser en dos idiomas, se puede demorar un poquito más.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud