Enseñar a los niños a leer y escribir con el método Montessori

4 métodos Montessori para iniciar a los niños en la lectoescritura

  • compartidos

El método pedagógico de María Montessori es uno de los más reconocidos por muchos pedagogos y educadores por los beneficios que aporta y, sobre todo, porque respeta el progreso individual de cada niño, ofreciéndole un entorno para que pueda crecer y ganar en autonomía.

En Guianfantil.com te vamos a enseñar algunas técnicas que puedes utilizar en casa para ayudar a tu hijo a leer y escribir siguiendo la metodología Montessori.

4 métodos Montessori para que los niños aprendan a leer y escribir

Letras de lija del método Montessori para aprender a leer y escribir

Letras de lija
Si no puedes comprarlas, podéis fabricarlas en casa. Se trata de crear tarjetas de cartulina sobre la que pegaréis las letras recortadas en material de lija. Es decir, cada letra quedará en relieve y deben estar realizadas en caligrafía infantil. Se trata de que el niño pueda reconocerlas a nivel visual, pero además, y lo más importante, que las toque y sienta. 

Debes proponer al niño que toque las letras de lija en el mismo sentido en el que se escriben. Este sistema ayuda a los niños a reconocer e identificar cada letra del alfabeto y obtiene muy buenos resultados.

Alfabeto móvil
Consiste en una bandeja que contiene todas las letras del alfabeto, sin embargo, distingue las vocales que son azules de las consonantes que son de color rojo. De nuevo, si no puedes adquirirlo, puedes elaborar tu propio alfabeto móvil recortando las letras con goma eva o cartulina o comprando letras imán, más asequibles.

Tenéis que enseñar al niño el alfabeto y explicarle que sirve para formar palabras. Pregúntale qué palabra quiere escribir y nos sentamos a su lado, que no frente a él, para formarla. A medida que tomes las letras para formar la palabra pronuncia con mucho énfasis cada letra, por ejemplo, lápiz: lllll, aaaaa, ppppp, iiiii, zzzzz.

Tiene varias ventajas frente al papel y lápiz: no tiene que borrar si se equivoca, se centra en el sonido de cada letra y no en si su caligrafía es perfecta y es una actividad que despierta los sentidos.

Caja de sonidos
Podéis adquirir una estantería de plástico con cajones, típica de bricolaje. En cada cajón, habéis de pegar la grafía de cada letra del alfabeto, tanto en mayúscula como minúscula. Y dentro del cajón, colocaréis elementos que comiencen por cada letra. Por ejemplo en la l: un lápiz, un lazo, lana... 

Podéis mezclar en una cesta todos los objetos y ayudar al niño a ir metiendo cada uno en su cajón pronunciando muy bien el sonido de la primera letra.

Resaques metálicos
Son plantillas metálicas que ayudan al niño a iniciarse en la lectoescritura. Trabajan la motricidad y que el niño haga el movimiento pinza con los dedos. También se trabaja la presión para que el niño posteriormente no apriete demasiado o muy poco en el papel. 

Se trata de figuras geométricas que el niño tiene que encajar, similar a los juegos de encaje.

Fichas con las letras del abecedario para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud