Síndrome del niño invisible

Trastornos de la conducta infantil

  • compartidos

Aislado, distante, irritable, fantasioso y retraído. Son sólo algunos de los síntomas del 'Niño invisible', un trastorno en la conducta del niño que no se siente valorado y querido por las personas que le rodean y demanda de esta forma más atención. Son niños retraídos y muy imaginativos, que buscan en su mundo de fantasía un lugar donde sentirse cómodos.

Síntomas del Síndrome de niño invisible

Niño solo

El 'Niño invisible' es el niño que se siente abandonado por su familia (normalmente, por sus padres). Cree que es invisible ante los demás. Presenta serias carencias afectivas y se pasa el día solo y aislado del resto. Incluso se puede llegar a sentir una 'carga' para el resto de la familia, ya que piensa que sobra. Entre los síntomas del 'niño invisible', encontrarás estos:

- Si es pequeño (menos de tres años), será un niño irritable, que llora de forma desconsolada. Se aprecia un desarrollo psicomotriz más lento, una marcada ansiedad y angustia ante la separación de los padres y en algunos casos, desnutrición.

- A partir de los 3 años se irá aislando del resto de niños, pero se mostrará rebelde, desobediente y testarudo. Se trata de un niño muy observador y con una imaginación desbordante y con cierta torpeza en sus movimientos.

- A partir de los 6 años, empezará a mostrar problemas para relacionarse con los demás, ya que tiene miedo al rechazo. Eso, y la brusquedad de sus movimientos, le convierte en blanco de burlas de los demás niños. Su autoestima es muy baja y se muestra triste. Ve el entorno como una amenaza y posee un gran sentimiento de culpa.

Consecuencias del Síndrome de niño invisible

Si no se trata a tiempo, el niño invisible pasará a tener muchos problemas durante la adolescencia. Será inseguro, desconfiado, fácilmente manipulable. Buscará el consuelo rápido y hará cualquier cosa por ser aceptado en un grupo. Mostrará predisposición al consumo de alcohol o drogas y de adulto, se agudizarán sus problemas para relacionarse con los demás. Se sentirá vacío y buscará de forma ansiosa placeres artificiales que puedan llenar ese gran vacío. Se sentirá fracasado y poco emprendedor.

Cómo tratar el Síndrome de niño invisible

Lo mejor, sin lugar a dudas, es prevenir la aparición de todos estos síntomas. Tu hijo necesita cariño y atención desde que nace. Cuando sea bebé, regálale caricias, abrazos, besos. Que se sienta querido y atendido en todo momento. A partir de los tres años, juega mucho con él y deja que te explique, aún con sus escasas palabras, todo lo que le gusta, lo que le divierte... Ofrécele consuelo cuando tenga miedo y refuerza su autoestima. A partir de los seis años, comunícate más con él. Ayúdale a que exprese sus sentimientos. Cómo se siente, qué problemas tiene...

Una vez que el niño ya muestra síntomas del síndrome del niño invisible, es mejor consultar a los especialistas.  

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud