Por qué hay niños a los que hay que repetir las cosas muchas veces

Cuáles son las principales causas de desobediencia en los niños

  • compartidos

 A la mayoría de los niños cuando están en edades tempranas hay que repetirles las cosas varias veces al día. Desde el 'vístete que llegamos tarde al cole' al 'no te subas a esa mesa que es muy alta'. Esto puede hacer que los adultos nos cansemos y perdamos los nervios.

Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Por qué pueden llegar a ser los niños tan desobedientes?

Causas de la desobediencia en los niños

Padre regaña a niño

1. Cuando el problema es la comunicación. Hay veces que los adultos no sabemos comunicarnos de una manera efectiva con los niños. Hay veces que los padres regañan por cualquier cosa, lo hacen a gritos, o exigen cosas a sus hijos que ni si quiera ellos harían. Cuando les llega la información de esta manera es mucho más difícil que los niños vean los efectos inmediatos a los efectos de sus acciones

¿Qué podemos hacer? Sobre todo, tener paciencia y no perder los nervios para no gritar. Debemos observarles y descubrir el porqué de su comportamiento. Una vez que ya lo sepamos es cuando podemos comenzar un diálogo con ellos, como por ejemplo: 'sé que haces esto por este motivo, pero si lo vuelves hacer así puede ocurrir algo malo'. Una vez comenzado el diálogo sería conveniente pedirles su opinión al respecto y así trabajaremos la empatía y los estados emocionales.

2. Cuando el problema son los malos hábitos. Uno de los errores más comunes es que los padres siempre van corrigiendo los errores que el niño comete en vez de dejarle que se dé cuenta de ellos y sea él el que ponga remedio. La clave es que dejemos que vea las consecuencias de sus actos en vez de repetir las cosas 100 veces. Que actúe él y no ser nosotros los que le hagamos la tarea o le castiguemos. Sería un error. En conclusión, no se trata tanto de repetir sino de actuar y así evitar que la voz del adulto se convierta en ese ruido de fondo que al final se deja de escuchar.

¿Qué podemos hacer? Los adultos debemos ser constantes y tener paciencia con el niño. Para ello, los padres deben comprender que su tarea será acompañar al niño perdiendo la 'comodidad' que tenían cuando no lo eran.

Consejos para que el niño sea obediente

Tenemos que actuar desde que son pequeños evitando dar la sensación de que todo vale. Debemos marcar normas desde el principio siendo una de ellas la de obedecer. Algunos consejos:

1. Ser un ejemplo, un modelo a la hora de hacer las tareas. Por ejemplo: guardar juntos los juguetes hasta que puede hacerlo solo.

2. Felicitar, abrazar, besar, reconocerle cuando hace las cosas bien.

3. Las cosas hay que decírselas con contacto, es decir, mirándole a los ojos. Si se hace desde la distancia no funciona.

4. Ni gritar, ni amenazar ya que podemos lograr el efecto contrario.

5. La paciencia es importante. Hemos de saber que no obedecerá a la primera.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud