Métodos prácticos para que los hijos obedezcan a sus padres

Consejos de María Luisa Ferrerós para que los niños sean obedientes

  • compartidos

A la hora de educar a un hijo, una de las mayores preocupaciones de los padres es lograr que el niño sea obediente. Para ello, hay que tener en cuenta que la manera de actuar de los padres es esencial para conseguirlo, ya que si no hay convencimiento por parte de los padres, el niño seguirá haciendo y deshaciendo a su antojo sin obedecer en absoluto a sus progenitores.

En Guiainfantil hablamos con la psicóloga infantil María Luisa Ferrerós para saber alguno de los trucos que los padres pueden seguir para lograr la atención de sus hijos. Estos consejos pueden ayudar a resolver los conflictos cotidianos como los que surgen a la hora de vestirse, de comer o en el momento de la ducha.

3 consejos básicos para lograr que los hijos obedezcan a los padres

Niño salta en sofá

1- Algunos niños suelen quejarse a la hora de irse a la cama o de vestirse por las mañanas. En este caso, lo que deben hacer los padres es mantenerse firmes y llevar la decisión adoptada hasta el final. Por ejemplo, si el niño no está vestido a la hora que le decimos y le hemos avisado que en ese caso se iría en pijama al colegio, tenemos que hacerlo. De esta forma, el niño aprenderá que cuando sus padres dicen algo, esto va en serio, por lo que la próxima vez no dudará en obedecer a sus progenitores.

Lo primeros que deben estar convencidos en llevar a cabo una acción deben de ser los padres. En el momento que el niño note que los padres dudan o que no se atreverán, por ejemplo, a llevarle en pijama al colegio, la batalla con el niño estará perdida.

2- Otro de los consejos prácticos para conseguir que el niño obedezca es la de darle la oportunidad de decidir por sí mismo y que no se vea obligado a hacer algo que no le gusta. Para ello debemos proponerle dos alternativas e intentar que tomen ellos la decisión. Un ejemplo lo tenemos en la hora del desayuno cuando muchos niños se niegan a tomarse la leche. En este momento debemos hablar claro con él y decirle que el médico ha dicho que debes tomar medio litro de leche al día. Por lo que te puedes tomar un vaso de leche por la mañana o dos por la tarde.

El niño siempre tenderá a elegir la opción más favorable, ya que si no le gusta la leche será mejor para él tomarse un vaso pequeño por la mañana y otro por la tarde que dos seguidos a la vez. De esta forma, habremos conseguido nuestro objetivo dejándo al niño decidir por sí solo.

3- Es básico que los padres lleguen a creerse el poder que tienen, ya que en multitud de ocasiones no toman decisiones por miedo a la reacción del niño. Los hijos tienen que aprender desde el primer momento que cuando sus padres dicen no, es que no. De modo que, a medida que los niños crezcan sabrán perfectamente lo que sus padres le dejarán hacer y lo que no, evitando así mayores conflictos en el futuro.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud