El sentimiento de frustración en los niños

Por qué se genera frustración en la infancia

  • compartidos

Cuando el niño está en la etapa de más de un año y menos de 5 se ven durante todo este período grandes cambios en todas las áreas de desarrollo puesto que el niño está cambiando y está creando su mundo interior para poder desenvolverse posteriormente con eficacia en su entorno.

A medida que pasan los meses el niño querrá ser más independiente por lo que aunque los padres sean el principal punto de referencia y apoyo para el pequeño, poco a poco se irá dando cuenta que es un ser independiente y querrá ir marcando su identidad. 

Cuando el niño quiere marcar su autonomía

Niño enfadado

Poco a poco el pequeño querrá marcar su propia autonomía marcando su personalidad y lo que antes no le costaba trabajo aceptar ahora puede llegar a ser todo un reto ante sus fuertes negativas. Esto no es malo ni mucho menos pero hay que enseñar a guiarlo cuando algo empieza a fallar como por ejemplo cuando el niño presenta baja tolerancia a la frustración. Pero, ¿cuáles son los motivos que pueden hacer sentir frustrados a los niños?

Motivos que generan frustración en los niños

- Las decisiones que los adultos puedan tomar por él puede hacerle sentir mucha frustración.

- También pueden tener el sentimiento de frustración cuando se sienten decepcionados o cuando no satisfacen algunas de sus necesidades no básicas. 

- Otro motivo por el que también puede sentir frustración es a causa de otros niños, cuando por ejemplo está jugando y no salen las cosas como él quiere.

- Cuando el niño tiene apenas dos años y es más pequeño también puede sentir frustración cuando juega con sus juguetes y por ejemplo está con piezas y éstas no encajan bien unas con otras.

Este es un sentimiento difícil de controlar cuando se es tan pequeño por lo que puede desencadenarse en las rabietas siendo ésta una reacción normal e incluso sana que debe formar parte del desarrollo de todos los niños y niñas en estas edades, ya que son muchas las veces que este sentimiento negativo hace que el pequeño quiera seguir indagando y aprendiendo a desenvolverse mejor en su entorno.

Cuando esto ocurre los padres deben estar preparados para poder actuar de la mejor manera y guiar el comportamiento del pequeño y que de este modo la enseñanza se vuelva positiva. De lo contrario el niño aprenderá que las rabietas ante las frustraciones es un comportamiento adecuado y esto puede ser peligroso para su buen desarrollo.

Dibujos de niños para colorear y felicitar con amor

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud