Consejos para educar a niños demasiado habladores

Qué hacer cuando nuestro hijo habla demasiado o en momentos inapropiados

  • compartidos

Cuando llega el momento en que el pequeño ya comienza a hablar y dice sus primeras palabras sin lugar a dudas es uno de los momentos más emocionantes para los padres.

Sin embargo, poco después llega el momento en el que el niño se lanza a hablar definitivamente y pasa por una etapa en la que parece hablar sin parar. ¿Es bueno frenarles o debemos dejar que se expresen aunque hablen demasiado?

Cuándo comienzan a hablar con soltura los niños

Niña habla sin parar

En el momento en que el niño empieza a decir sus primeras palabras (en torno al año) , el desarrollo del lenguaje empieza a ir más rápido y los niños son capaces de comprender más de lo que dicen y poco a poco, la construcción de frases y la maduración del habla les permitirán comunicarse libremente con los demás. Cada día aprenden palabras nuevas que son capaces de aprender prestando atención a su alrededor. 

Pero cuando los pequeños ya tienen el lenguaje dominado (entre los 4-5 años), es posible que se conviertan en expertos habladores. Algunos padres pueden pensar que los niños hablan demasiado y que deberían hacerlo menos. Pero, ¿qué es lo correcto en el caso de que un niño hable ‘demasiado’?

Consejos para educar a niños demasiado habladores

Los niños, nunca son demasiado habladores y los padres deberán ser sus mejores oyentes sin excepción. Aunque no es lo  mismo un niño que habla mucho porque quiere contar con toda su ilusión lo que ha vivido en la escuela o porque quiere compartir contigo nuevos conocimientos, que aquellos niños que quizá hablan cosas que no deben en momentos inapropiados... pero en ambos casos quieren comunicarse y expresar sus ideas, y esto no se debe cohibir.

En el caso de los primeros niños, es algo natural y saludable que hablen mucho y en el caso de los segundos, también… pero se les debe reconducir para que entiendan que hay momentos (de privacidad en familia) que se puede hablar de ciertas cosas y otros momentos (en lugares públicos), donde se debe guardar la compostura.

Cuando un niño habla mucho en momentos inapropiados es bueno tener algunas cosas en cuenta:

- No hay que reñirle, él no sabe que es un momento inapropiado, sólo indícale que hablaréis de ello más tarde.

- Cuando llegue el momento de hablarlo más tarde es necesario explicarle por qué el momento anterior no era un lugar oportuno para hablar del tema que quería.

- Si el niño quiere hablar de algo que no corresponde no hay que enfadarse y ni mucho menos ridiculizarle.

- En ningún caso se le debe decir a un niño que se calle o que es pesado por hablar mucho, porque haciendo esto se le ataca directamente a la autoestima y se le cohíbe la motivación para tener una buena comunicación, lo ideal es guiarle para tener una buena comunicación.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud