Cómo son los niños caprichosos

Causas del comportamiento de un niño caprichoso

  • compartidos

¿Los niños nacen o se hacen caprichosos? Sin duda los niños se hacen caprichosos porque dependerá de cómo los padres afronten los primeros caprichos de los niños que esto se vuelva un problema o desaparezca para siempre.

Los niños cuando son pequeños exigen lo que quieren porque no conocen otra forma de pedirlo pero en ocasiones lo que exigen lo hacen de forma extrema y cuando se les niega suelen aparecer las rabietas puesto que si antes sí se le cedía el niño no entiende por qué ahora se le niega y lo exige con más fuerza.

A qué edad comienza un niño a ser caprichoso

Niña caprichosa

Los niños comienzan a ser caprichosos a partir de los dos años porque aún no entienden de reglas y límites por eso resulta fundamental la actitud de los padres desde el primer momento para que cuando el niño crezca esto no se convierta en un verdadero problema, ya que un niño caprichoso que es siempre el centro del mundo se volverá casi sin duda en un niño tirano que exigirá a sus padres todo lo que se le antoje y no es lo mismo ceder a un niño de 4 años que  a uno de 14.

El niño sí nace demandante para resolver sus necesidades básicas pero se hace caprichoso cuando los padres ceden más de lo que deben y esto produce que los niños no valoren lo que tienen y siempre quieran más y más.

Cómo son los niños caprichosos

Los niños caprichosos no saben pensar en los demás y ante todo piensan en lo que quieren y que lo quieren ya. Cuando el niño es pequeño el capricho se reclama en el momento normalmente con una gran rabieta y con muy poca (o ninguna) tolerancia a la frustración y hasta los cuatro años está considerada como una actitud normal puesto que el niño está construyendo su mundo y los padres deben empezar a marcar límites por muy pequeño que sea el niño.

Pero el niño crece y mientras lo hace sus caprichos también lo hacen por lo que si está acostumbrado a tener todo lo que pide por la boca es porque no se ha actuado acertadamente a causa de una actitud permisiva por parte de los padres, algo que sin duda es contraproducente para el buen desarrollo íntegro del niño.

Características del niño caprichoso

Aunque no se puede generalizar porque cada niño es único e irrepetible,  es cierto que existen ciertas características que pueden ponerte en alerta al saber si tu hijo es o no caprichoso: 

- Utiliza las rabietas u otras formas de llamar la atención para conseguir lo que quiere en el momento que no se le concede cuando lo desea. 

- No valora lo que tiene ni el esfuerzo que supone conseguir las cosas.

- Es egocéntrico y el mundo debe girar en torno a él sin importar los demás.

- Suele actuar con malos comportamientos.

A grandes rasgos estas son las características que pueden ayudarte a diferenciar si tu hijo es caprichoso.

Colaboradora de Guiainfantil. María José Roldán


María José Roldán
Maestra de Educación Especial (Pedagogía Terapéutica)
Psicopedagoga

Cuentos con imágenes. Cómo educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud