Cómo saber si un niño tiene problemas de habilidades sociales

Señales o indicios de que nuestro hijo tiene problemas de comunicación

  • compartidos

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas que aprendemos de forma natural desde la infancia, que nos sirven para comunicarnos y relacionarnos con las personas y con nuestro entorno. Por tanto, podemos entender la falta de habilidades sociales como un mal aprendizaje de cómo hay que relacionarse con los demás  y con el entorno que nos rodea. 

Es difícil encontrar cifras exactas sobre cuántos niños no poseen las habilidades sociales adecuadas, ya que muchos de ellos no padecen ningún trastorno evidente y, por tanto, nunca llegan a ser tratados de este problema.  Aún así, se calcula que un 89% de los problemas que tienen los niños son sociales, es decir, están relacionados con las personas y sus interacciones.

Cómo detectar si un niño tiene problemas de habilidades sociales

Niño pensativo

Existen una serie de síntomas que si son muy frecuentes, pueden indicar la falta de habilidades sociales en un niño: 

- La timidez excesiva, la baja autoestima y el miedo a las situaciones sociales pueden ser fuertes indicadores de este problema social. Normalmente a estos niños les cuesta manejar situaciones a las que no están acostumbrados en su día a día, se muestran inseguros de ellos mismos en las cosas que realizan y rehúyen el contacto con personas fuera de su círculo más próximo.

- Además, suelen mostrar una gran falta de empatía hacia los demás, tienen problemas de cooperación y trabajo en equipo, así como  problemas de autocontrol y de comunicación con otras personas. Todo ello, a veces se convierte en un círculo vicioso, ya que estos niños no tienen claros los límites conductuales y esto les ocasiona muchos problemas, por ejemplo, si están en el cole jugando con otros compañeros. Un niño con falta de habilidades sociales puede llevar a cabo conductas agresivas a sus amigos si pierde en un juego o, incluso, llegar a hacer trampa y no seguir las normas. Por ello, lo más común es que los otros niños no quieran volver a jugar con él y se acabe aislando. 

En algunos casos la falta de habilidades sociales proviene de algún trastorno subyacente que puede padecer el niño y que le ha impedido desarrollar adecuadamente estas capacidades sociales. Entre los más comunes esta el Trastorno de Aprendizaje (TA), el Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) o el síndrome de Asperger. 

Consecuencias de no tratar las habilidades sociales en los niños

Si no se tratan los problemas de habilidades sociales durante la infancia, se pueden desencadenar una serie de consecuencias que impidan llevar una vida normal a estas personas, incluso durante la edad adulta. A continuación os muestro algunas de ellas:

Dificultad para expresar sentimientos y opiniones: las personas que no tengan unas buenas capacidades sociales tendrán dificultades para poder expresar lo que sienten y lo que opinan, por tanto, les costará comunicarse correctamente con las personas de su entorno pudiendo llegar a padecer frustración o incluso depresión.

Problemas escolares y/o laborales: debido a la inadaptación social que poseen estos niños, es habitual que también tengan problemas con los estudios, pudiendo provocar el fracaso escolar (o profesional ya en la edad adulta).

Impedimentos para relacionarse con los demás: los niños pueden tener problemas para hacer amigos y relacionarse con otras personas, por lo que les puede resultar difícil  establecer vínculos y relaciones emocionales con gente de su entorno. 

Trastorno psicológico grave: hay niños que pueden llegar a desarrollar incluso algún trastorno psicológico grave en la edad adulta que les ocasione problemas en el ámbito laboral, social o de relaciones de pareja.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud