Cómo educar al niño chivato

El valor de la honestidad en la educación de los niños

  • compartidos

Es a partir de los cuatro años cuando los niños y las niñas empiezan a tener conciencia de honestidad, algo que hará que entienda las normas que debe cumplir tanto él como los demás. Cuando alguien no cumple esas 'normas' impuestas por los adultos, tienen la necesidad de tener que decírselo a los adultos para que pongan remedio a tal 'injusticia'.

Cuando un niño se 'chiva' de que algo está ocurriendo es primordial la actuación del adulto, por lo que los padres tendrán que actuar de forma tranquila para saber lo que pasa realmente antes de actuar o decidir consecuencias. 

Nunca castigues a tu hijo sin ver qué ha ocurrido

Niños acusan a otro

Aunque un niño se chive de lo que está ocurriendo, el adulto nunca podrá castigar los actos que no ha visto por sus propios ojos aunque sea evidente lo ocurrido.

Los niños chivatos que quieren que ante todo se haga justicia, en cierto modo están buscando una respuesta por parte del adulto ante lo que acaba de decir. Es una forma de querer 'manejar la situación', por este motivo los adultos tienen que mantener la calma todo el tiempo y ofrecer respuestas del tipo 'me encargaré de ello más tarde'. De este modo el niño chivato verá que su acusación no ha tenido un éxito inmediato, que en cierto modo es lo que estaba esperando en el momento de ir a chivar las cosas.

Si lo que ha dicho el niño chivato era cierto y hay que reñir al otro niño, siempre deberá hacerse fuera de la presencia del acusador, si reaccionas de forma desmedida el niño verá que chivarse es una actitud positiva y reforzará el comportamiento de chivar tanto para el niño chivato como para el otro niño. Además, cuando el niño chivato se chiva para fastidiar a otro niño, no puede reforzarse esta conducta puesto que el objetivo no es avisar de ningún peligro, sino que únicamente quiere fastidiar a otro.

Cómo diferenciar al niño chivato del informador 

En el caso en que el niño realmente se chive de algo para evitar un daño, en este caso hay que premiar siempre al chivato que pasa de 'chivato' a 'informador', por lo que se puede tener una actitud de agradecimiento, algo que cuando se trata de otro tipo de información hay que quitarle importancia a ese 'chivatazo'.

En la mayoría de ocasiones estas acusaciones suelen ser consecuencias de querer llamar la atención o de celos por algún motivo, además el niño también puede tener baja autoestima.  En este sentido, resulta de mucha importancia trabajar desde bien pequeños la empatía en los niños, enseñarles a decir la verdad y a que entiendan que no es lo mismo un chisme que una información relevante.

La empatía le hará entender el daño que puede causar en otro niño cuando acusa, por lo que con el tiempo podrá entender cuando una persona se puede sentir humillada y cuando realmente se pueden contar las cosas. A veces será más que suficiente usar la simple frase: 'No te rías de Lucas (o el nombre del niño o niña acusado), ¿te gustaría que te hicieran a ti lo mismo?'

Cuentos con imágenes. Cómo educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud