Cómo educar a niños caprichosos

Claves para controlar los caprichos de los niños

  • compartidos

Un niño caprichoso es un niño que quiere y exige las cosas porque siempre consigue salirse con la suya. Si un niño después de una pataleta o una rabieta consigue lo que quiere, algo se está haciendo mal como padres. Un niño caprichoso será celoso, envidioso y exigirá cosas sea lo que sea. 

Pero ser caprichoso sólo trae consecuencias negativas para cuando empiece a crecer y a tener que madurar porque tendrá baja tolerancia a la frustración y no sabrá afrontar las dificultades de la vida, porque ya desde pequeños les han conseguido todo lo que han querido, pero la realidad de la vida no es esa. Por esto resulta tan importante educar a los niños para que no se vuelvan caprichosos. 

Los caprichos no son necesidades de los niños

Niño llora

Esto es muy importante enseñárselo al niño porque no es lo mismo un capricho que una necesidad y los niños caprichosos suelen confundirlo. No es lo mismo querer un juguete o algo que quiere que le compren porque los demás niños también lo tienen que una necesidad como la ropa que necesita para vestir por la calle, una cama para dormir, comida para poder estar alimentado o material escolar para la escuela. 

Pero no sólo tiene que saber tu hijo qué es un capricho y qué es una necesidad, tú como madre o padre también debes saberlo para poder transmitirlo y no ceder ante sus caprichos innecesarios. 

Enseñar al niño a valorar el esfuerzo

Además cuando un niño tiene un capricho antes de ceder a él debe aprender a valorar las cosas con esfuerzo, por lo que si quiere algo nuevo como un juguete o unos pantalones de marca tendrás que condicionar ese capricho, por ejemplo si saca buenas notas al final de trimestre o si es capaz de hacer una tarea doméstica extra (digo extra porque no tiene que recibir premios por hacer algo que es parte de su responsabilidad, eso debe tenerlo como algo que debe hacer como miembro de la casa) como sacar la basura durante un mes cuando no le toca o hacer cosas extra en casa. 

Otros consejos en la educación de los niños caprichosos

Además existen algunos consejos que deben tenerse presentes en el día a día de la educación de los hijos para evitar que se conviertan en niños caprichosos desde que son pequeños, ¡toma nota!:

1. Poner normas y límites desde que son pequeños para que sepan qué deben y qué no deben hacer. No hay que esperar a que el niño crezca para ponerlas, es mejor hacerlo desde que son bien pequeños para que las empiece a entender pronto de esta manera habrán algunas cosas que las interiorizará sin problemas. Por ejemplo comprar chocolate o chucherías sólo para los domingos o para los días especiales.

2. Buscar alternativas al capricho. Esto sirve sobre todo cuando los niños son pequeños y consiste en buscar alternativas que no responda a su capricho para distraerle y hacerle olvidar que quiere algo. Además la alternativa no tiene por qué ser algo material, a veces pasar un rato en el parque es la mejor solución.

3. Los padres deberán ir acorde y actuar en la misma línea. No vale que mamá le niegue un capricho y que papá se lo dé. Si uno cede ante los caprichos el niño lo utilizará siempre en su beneficio.

Cuentos con imágenes. Cómo educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud