Cómo ayudar al niño a formar una personalidad firme

Consejos para ayudar al niño a construir una personalidad sana

  • compartidos

La personalidad se forma a lo largo de toda la vida. Sin embargo, la primera etapa, los primeros años de nuestra vida son cruciales para afianzar una base sólida de la personalidad. ¿Cómo se consigue esto? Con una educación basada en potenciar la autoestima del niño y en la confianza en sus posibilidades.

Te ofrecemos una serie de consejos muy útiles para que puedas aplicar en la educación de tus hijos. Con ello conseguirás que desarrolle una personalidad sólida y sana.

Cómo ayudar a los niños a formar una personalidad sólida

Niño vestido de superhéroe

Como apuntábamos, las primeras etapas son cruciales para la formación de la personalidad del individuo. Una personalidad sana y madura consiste en una identidad segura y confiada que respeta los derechos de los demás, asume sus propias responsabilidades y es capaz de estar satisfecho de sus logros personales.  

Así, si deseamos que nuestros hijos lleguen a conseguir una adecuada autoestima y que se conviertan en adultos felices, tendremos que trabajar en la construcción de las bases de su personalidad durante los primeros años: 

1. La imagen que tienen y tendrán en el futuro de ellos mismos depende de la imagen que nosotros les proyectamos, la seguridad y confianza que les transmitimos en la consecución y alcance de sus propias metas. Así, se aconseja:

- Refuérzale en sus logros

- Anímale en el camino, confía en sus posibilidades

- Enséñale que asuma los errores como parte fundamental del aprendizaje

- Ofrécele estrategias para que resuelva él mismo sus dificultades y problemas 

- No pongas etiquetas 

- Critica el comportamiento no a la persona

- No le compares con sus otros hermanos o compañeros

2. Las normas y los límites les fortalecen, pues dotamos de estructura al contexto, les ofrece seguridad y conocen cómo se tienen que comportar en determinados contextos. Por supuesto, en todos los entornos tiene que existir márgenes de flexibilidad que permitan desarrollar su creatividad e individualidad, pero los padres tienen que capacitar al niño para que desarrolle una tolerancia a la frustración adecuada y pueda asumir normas sociales en un futuro.

3. Los padres somos su modelo de referencia a seguir, así en la medida que nosotros afrontemos la vida con positividad, asumamos nuestras responsabilidades, respetemos a los demás y resolvamos nuestros problemas con fortaleza, así repetirán ellos.

4. Necesitan una dosis fuerte de cariño y aprecio, todos los seres humanos necesitamos sentirnos queridos, la calidad emocional que recibe al niño repercute directamente en su autoestima, ofrezcámosles afecto diario como parte del proceso educativo. 

Lucía 

Lucía Boto Pérez 

Psicóloga 

Centro de Psicología Álava Reyes

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud