Cómo ayudar a los niños a ser más sociables

Cómo ayudar a niños con problemas para relacionarse con su entorno

  • compartidos

Son muchos los niños que tienen problemas para socializarse con otros niños o adultos. Es un problema más abundante de lo que la gente se suele pensar y un auténtico quebradero de cabeza para los padres, que desean que su hijo sea uno más y se relacione con otros niños con normalidad.

Lo primero que hay que aclarar es que ser tímido durante la infancia no es vinculante a serlo de adulto y viceversa. Personas muy extrovertidas en su infancia, se han convertido en individuos solitarios de mayores, y niños solitarios y tímidos en auténticos líderes de grupos.

Por qué hay niños que no quieren relacionarse con los demás

Niños juegan con patinete

Las variaciones en la sociabilidad de un niño dependen de muchos factores y en cada etapa puedes ver cómo tu hijo evoluciona o involuciona. Hay que estar muy atentos a sus cambios de comportamiento y analizar las posibles causas de los mismos. Cualquier cambio que se produzca en su entorno o círculo de confianza, puede causar un impacto en el niño. Una de las consecuencias más comunes que suelen tener los cambios en los niños es la introspección. Al no sentirse seguros en su entorno terminan por refugiarse en si mismos.

Un cambio de la persona que lo cuida, la separación de los padres, la muerte de un ser querido, que de repente desaparece de su entorno, o empezar al cole son circunstancias muy comunes y que afectan a la sociabilidad de los niños. Por ello, y aunque nosotros también estemos afectados por la situación que incomoda a nuestro hijo, hay que tener paciencia, prestarles más atención y hablar con ellos. Son personas pequeñas, pero también necesitan explicaciones y eludir hablar de los problemas sólo puede generarles más ansiedad, pues en ese momento sienten la falta de su referente para que les ayude a afrontar los sentimientos que tienen.

Cómo mejorar la sociabilidad de los niños de forma divertida

Los padres tienen gran responsabilidad en la forma en la que sus hijos establecen relaciones sociales. Al igual que sí queremos que nuestro hijo sea futbolista (es un ejemplo) le daremos un balón y muchas oportunidades para que juegue con el, también debemos de fomentar que nuestro hijo se relacione con sus iguales. Además hay que dar un ejemplo continuo de como relacionarse con los demás. Bien es sabido que los niños imitan las conductas de sus padres, por tanto, aunque seamos de esos padres celosos de nuestra intimidad, deberíamos de hacer un esfuerzo para relacionarnos con vecinos y amigos, no podemos pretender que nuestro hijo actúe de una forma de la que nosotros mismos rehuimos.  

Apunta a tu hijo a actividades extraescolares o talleres de cosas que le gusten. A través del deporte o el arte podemos ayudar a nuestro hijo a tener relaciones con otros niños con sus mismos intereses, lo que facilitará su inclusión al grupo de una forma divertida. Invitar a compañeros de clase a jugar una tarde con nuestro hijo o viceversa también es algo a tener en cuenta pues las relaciones sociales no son siempre grupales. Dependiendo de la edad también podremos apuntar a nuestros hijos a campamentos de verano, semanas blancas o cualquier actividad vacacional.

Nunca reproches a tu hijo una conducta antisocial, ayúdalo en lo que puedas, fomentando el contacto con otros niños. Y recuerda aprobar su compartimiento cuando sea bueno.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com

Juegos para niños con cajas de cartón recicladas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud