Autoinstrucciones para niños impulsivos y con TDAH

Qué son las autoinstrucciones y para qué sirven

  • compartidos

Hoy en día vemos como se manifiesta de manera muy frecuente y además intensa la impulsividad en los niños. El estilo de vida moderno hace que incluso se manifieste cada vez en edades más tempranas (entre los 2 y 3 años de edad).

Otra de las razones por las que la impulsividad aparece se debe a la falta de recursos o conocimiento que existe por parte de los padres y que se encuentran desbordados en la educación de los hijos.

La impulsividad es la antesala de conductas agresivas, problemas de aprendizaje y atención. Los niños que la sufren tienen graves dificultades para reprimir su ímpetu y excitación, lo que conlleva tener conflictos en el ámbito familiar y en el escolar.

El entrenamiento en autoinstrucciones para niños impulsivos

Autoinstrucciones para niños TDAH

El entrenamiento en auto-instrucciones o auto-verbalizaciones es una técnica que consiste en “hablarse a sí mismo” para poder guiar, controlar o parar el propio comportamiento. Con este tipo de entrenamiento se intenta permitir que el niño tenga una actitud reflexiva y sea autónoma ante la resolución de tareas y favorecer así la interiorización de los procesos mentales.

Es entre los cinco y siete años de edad cuando estos procesos mentales se encuentran plenamente desarrollados y es, entonces, cuando el niño está capacitado para inhibir y regular su comportamiento a través de esta actividad de autoinstrucciones. Es recomendable para aquellos niños que son impulsivos:

- Que presenten un cuadro de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Gracias a las auto-verbalizaciones, el lenguaje interno sirve como regulador de la conducta. Es en la década de los 60 cuando Meinchebaum pone en marcha esta técnica de autoinstrucciones basándose en trabajos de Vygotsky y después Piaget para tratar el tema del TDAH.

- Falta de autocontrol. La técnica de auto-verbalizaciones se utiliza para demorar la actuación de los niños cuando su conducta es violenta o adictiva. Es decir, pararse a pensar antes de actuar. Es una técnica bastante efectiva ante problemas de obesidad.

- Dificultades de aprendizaje. En el caso de los niños con problemas de escritura, comprensión o cálculo, este tipo de técnicas son eficaces para la mejora de la atención en clase.

Cómo se llevan a cabo las autoinstrucciones

Para el uso de esta técnica es importante que el niño tenga la capacidad de hablar, de comprender el significado de los que dice, ya que el lenguaje será el mediador de la conducta y la auto-guía. Para poder enseñarle esta técnica a los niños es necesario que:

- El adulto realice una tarea delante del niño y a la vez se vaya hablando a sí mismo. Pensando en voz alta, y detallando los pasos que da mientras realiza la tarea o resuelve el problema

- A continuación, el niño es quien realiza la tarea y el adulto vuelve a dar las autoinstrucciones en voz alta. Va enumerando los pasos de la tarea mientras el pequeño la va realizando.

- Después el niño repite la tarea pero esta vez es él quien se da a sí mismo las órdenes a seguir en voz alta.

- Finalmente, una vez el niño está entrenado, el pequeño hace la acción dándose los pasos a seguir en voz baja, siendo capaz de generar sus propios pensamientos-guía.

Es importante que a la hora de enseñarle esta técnica se haga de una manera divertida, que lo viva como un juego.

Frases de amor para educar y motivar a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud