A qué se debe el mal genio de los niños

Cómo educar a niños que tienen mal carácter

  • compartidos

Cuando hablamos de temperamento o personalidad de debemos tener en cuenta la carga genética y el ambiente que nos rodea.

Al llegar un nuevo miembro a la familia nos encargamos de sacarle parecidos con algunos de sus miembros como por ejemplo: 'tiene los ojos de su madre' o 'tiene las orejas de su padre'. Pero, realmente, la herencia más clara es la del temperamento de alguno de sus padres.

Qué es el temperamento de los niños

Niña pipicalzaslargas

El temperamento se debe a procesos del sistema linfático y la acción endocrina de algunas hormonas. Es lo que nos hace reaccionar de una manera u otra según la situación. Tiene que ver con la habilidad de adaptarse, y el estado de ánimo. Y está relacionado directamente con el sistema nervioso.

Debido a este temperamento que traemos con nosotros al nacer, que permanece a lo largo de la vida y que se manifiesta con independencia del trato y educación podemos sacar dos consecuencias:

- Los padres de un niño difícil no deben culparse pensando que se debe a que ellos lo están haciendo mal.

- Lo que vale para un niño puede no valer para otro. Así que habrá que tratarles de forma distinta.

Componentes no genéticos en el temperamento de los niños

Cuando el niño empieza a entrar en contacto con el entorno que le rodea, empieza a formar su carácter. La cultura y la educación que tienen que ver con el estilo familiar, colegio y amigos que se encuentren, serán los componentes que influyan en la base temperamental con la que nació.

Así, la manera como los padres eduquen a su hijo determinará su carácter y, juntos, el temperamento y carácter construirán lo que llamamos personalidad.

Cómo educar a un niño con mal genio o carácter

Si en casa tenemos a un niño que se enfada por todo, es intolerante a la frustración, etc. Lo más probable es que se sienta falto de límites, inseguro o con confusión sentimental.

El enfado es una de las emociones que más desequilibrio causa en las personas y cómo padres debemos enseñar a nuestros hijos a manejarla. Los padres debemos usar el ambiente, es decir, la manera de educarlos para que aprendan a desenvolverse en su entorno. Algunos consejos a tener en cuenta para poder ayudarles cuando se enfadan:

- Pensar que el enfado no está ni bien ni mal, es solo una expresión de frustración cuando las expectativas no se cumplen. Debemos evitar decir: 'no te enfades', 'no grites', 'no le pegues'. Y, en cambio, indicarle que enfadarse es una emoción que podemos sentir, pero que cuando la sintamos debemos desahogarla en un lugar donde no afecte a terceros ni a nosotros mismos.

- No dejarnos intimidar por las pataletas, berrinches o enfado de los niños. Si ellos sienten que intimidan, entonces habrán ganado su batalla. Como padres debemos ser firmes, nunca duros, solo firme. La firmeza consiste en tener en mente lo que se va a hacer, y así proceder con el niño aunque el pequeño este en caos. El padre debe mostrar que él tiene el control de la situación.

- Se debe evitar hablar cuando el niño este enfadado, se le puede explicar que hablaremos con él cuando este más calmado. Si sigue enfadado hacer caso omiso hasta que se calme.

- Hay que enseñarles límites a los niños y con ellos rutinas.

- Cultivar la empatía con ellos. Cuando sean violentos, esperar a que se les pase y después hacerles ver con preguntas la consecuencia de sus acciones

- Que haya comunicación para que los niños se sientan más seguros. Es importante hablar de lo que a nosotros nos enfada y luego hacerle ver al niño la forma en la que lo solucionamos, llevándolo y jugando con preguntas y respuestas hasta encontrar una solución amigable y exitosa con los demás.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud