Ocho alternativas para evitar pegar a los hijos

Qué hacer antes de dar un cachete a los niños

  • compartidos

Ser padre es la tarea más complicada a la que te vas a enfrentar a lo largo de tu vida, y eso implica un nivel de estrés alto y desarrollar una paciencia a prueba de bomba cuando tus hijos te lleven al extremo. Entonces es cuando decides atajar, cortar por lo sano, das un cachete al niño y todos termináis con sentimiento de culpa y tristeza.

En resumen, los niños no han aprendido nada sobre su mal comportamiento y además se han alejado un poquito más de ti; tú te has desahogado momentaneamente pero te sientes triste y con el pensamiento de que lo podías haber hecho algo mejor. Pero lo peor es que muchas veces no encontramos otras alternativas al problema.

Alternativas para evitar pegar a los niños para castigarles

Alternativas al castigo físico

En Guiainfantil.com te damos algunos consejos para que los tengas en cuenta antes de ejecutar un castigo físico.

1- Piensa que tú eres el adulto y por lo tanto tienes muchas más herramientas que tu hijo para solucionar problemas. Cuando tú pegas a tu hijo le estás enseñando que la manera de solucionar los conflictos es a través de la violencia; cuando seguramente lo que intentas es inculcar todo lo contrario. 

Cuando tu paciencia esté al límite, intenta respirar profundamente dos o tres veces y tener en mente “soy un educador, no un castigador”, tu hijo espera obtener de ti una respuesta acorde a un adulto. Si es necesario para solucionar un mal comportamiento al instante, procura apartar al niño del conflicto, es importante que lo hagas tranquilamente, y sentarle en un sitio donde podáis tranquilizaros los dos. Si estás demasiado alterado no hables con él al instante y vete a otro sitio donde tú también te puedas relajar. Cuando los ánimos se hayan calmado vuelve para tratar de resolver el problema desde el diálogo.

2- El castigo privativo o la consecuencia educativa es nuestro mejor aliado para evitar pegar al niño, aunque muchas veces tampoco sea la mejor manera de educar, pero por lo menos no estaremos hablando de violencia física. Normalmente basta con advertir sobre las consecuencias si continúa con su actitud, pero sobretodo dar una explicación sobre por qué no debe actuar así, de una manera tranquila y mirando a los ojos al niño, suele ser la manera más efectiva de solucionar el conflicto. Cuanto más información más comprensión por parte del niño. 

3-  El castigo debe hacerse con la cabeza fría y siempre cumplirse. No se puede castigar si no se puede llevar a cabo: ‘te quedas un mes sin ver la televisión’ o ‘no salimos en todo el fin de semana’, porque tendréis que romper vuestro castigo y la próxima vez no será efectivo. Además el castigo debe ser algo excepcional, si se convierte en recurrente, entonces es que el niño está tratando de llamar la atención por  algún problema oculto más grave.

4- Castiga inmediatamente. No debes dejar el castigo para cuando te lo pienses, porque el niño necesita saber porqué se le castiga antes de que se le olvide, sino no valdrá para nada y solo tendrá deseos de venganza hacia ti en vez de relacionarlo con una consecuencia de sus actos.

5- El llamado castigo natural es el más efectivo porque está enseñando al niño que sus actos tienen consecuencias: si al niño irresponsable se le olvida llevar el desayuno al cole, tendrá hambre; lo mismo ocurre si no lleva los deberes hechos, o se pelea con sus compañeros. 

6- Fomenta su autonomía. Los niños suelen estar encantados cuando tienen que ayudar o se les dan responsabilidades. Intenta darles la responsabilidad de algo en lo que normalmente pone problemas como es vestirse o lavarse los dientes.

7- Pero si realmente quieres atajar el problema en un momento de estrés, lo mejor es hacer lo contrario de lo que sientes en ese momento. Si estás al borde del abismo porque tu hijo se ha comportado mal, ve hacia él, abrázale, háblale con cariño, muéstrale que le quieres y que quieres ayudarle, que eres su mejor amigo e intenta ponerte en su situación. El niño se sorprenderá con tu reacción y comprenderá que eres alguien en quien confiar y no una persona que le agrede cuando más necesita ayuda. 

8- Regálale tiempo, porque al final el castigo físico o verbal se debe a la falta de tiempo que tenemos para educar a nuestros hijos de una manera adecuada y, por tanto, es una manera rápida de solucionar un problema, aunque realmente les aleja de nosotros.

Frases de amor para educar y motivar a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud